Maduro, como AMLO, quiere que Felipe VI pida perdón por el “genocidio” en América

Las manifestaciones actuales evidencian la pretensión de reescribir una historia que encaje con la ideología del populismo progresista
Nicolás Maduro quiere que el rey de España pida disculpas por el descubrimiento de América
 

Reproduce este artículo

"Cada vez que España sale a celebrar y a bailar el 12 de octubre ofende la memoria histórica", dijo Nicolás Maduro en reivindicación de los pueblos originarios del continente americano.

El dictador venezolano enviará una carta al rey Felipe VI de España para que pida perdón por el "genocidio" en América, sumándose al pedido que hiciera Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, tiempo atrás, y que suscitó malestar en España por la extemporaneidad de la reclamación.

El papa Francisco respondió a AMLO del modo deseado y su gesto fue agradecido por la esposa del mandatario mexicano, Beatriz Gutiérrez Müller, quien se mostró complacida de que el sumo pontífice haya brindado “las debidas disculpas al pueblo de México”.

Según Nicolás Maduro, en su petición expondrá "con respeto" que el colonialismo derivó "en el mayor genocidio de la historia" de la humanidad.

El mandatario alberga la esperanza de que España pueda "rectificar" y pedir perdón. Estima que es momento de que ese país asuma que "fueron 300 años de colonialismo y crímenes contra la humanidad", y espera que el rey, "un hombre del siglo XXI", reflexione y "pida perdón" como hizo el papa Francisco.

Maduro también lamentó que España no haya elegido otro "día glorioso" para conmemorar su día nacional, cuando "pudo haber elegido cualquier fecha de su larga historia".

Previamente, en Twitter, arremetió contra "el imperio español" que "hace más de 500 años, asesinó, desterró y esclavizó a millones de habitantes de los pueblos indígenas", insistiendo en que "España debe rectificar y pedir perdón a toda América".

Adicionalmente, Maduro enviará una carta a la presidencia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) para plantear la creación de una "comisión de la verdad" para investigar la época colonial.

Recientemente la jefa de gobierno de la capital mexicana, Claudia Sheinbaum, anunció que la escultura de Colón, que fue retirada en 2020 supuestamente para hacerle mantenimiento, no volverá a su sitio en el emblemático Paseo de la Reforma.

Claudia Sheinbaum confirmó que en su lugar será instalada una nueva escultura, la de la joven de Amajac. Será una réplica de la escultura de una mujer indígena de la región huasteca que fue encontrada el 1 de enero.

En años recientes, a los reclamos de gobernantes populistas, se han sumado actos de desagravio por parte de ciudadanos ofendidos por eventos de hace cinco siglos. Desde Estados Unidos, pasando por México, Colombia, Bolivia y Argentina, estatuas de Cristóbal Colón han sido vandalizadas, decapitadas o derribadas.

Ricardo López Göttig, historiador argentino, dijo a este respecto, que a Colón debe vérselo a la luz de su época. Göttig advirtió el riego de extrapolar el descubrimiento de América al siglo XXI. Indicó que validar esas posturas, llevaría a despropósitos como revisar toda la Historia de la humanidad.

Los reclamos actuales evidencian la pretensión de reescribir una historia que encaje con la ideología, aunque no necesariamente se corresponda con los hechos.

Göttig ilustró a sus compañeros de panel y al presentador del programa Intratables, la noche del miércoles, indicándoles que el capitalismo no nació exactamente con el descubrimiento de América, sino que ese fenómeno histórico tuvo lugar 250 años después con la Revolución Industrial y otros procesos. El intelectual insistió en que somos producto del mestizaje, es decir, la mezcla de indígenas, europeos, africanos y asiáticos.

“El 12 de octubre cada cual celebra lo que quiera celebrar, incluso aquellos que se embanderan en leyendas rosas o negras (hispanidad, indigenismo, etc.), pero siempre será el día en que Colón llegó a una isla del Caribe para cambiarnos la vida a todos, los de allá y los de acá”, escribió esta semana Carlos Malamud, historiador e investigador principal para América Latina del Real Instituto Elcano.