Inteligencia alemana informa que China pidió a OMS ocultar datos del COVID
El diario alemán Der Spiegel publicó acusaciones contra el régimen chino este fin de semana, citando un reporte del Servicio Federal de Inteligencia de ese país. La OMS enseguida salió a defenderse.
COVID en China
 

Reproduce este artículo

Un informe del Servicio Federal de Inteligencia Alemán (BND por sus siglas en alemán) afirmó que el presidente chino Xi Jinping pidió al Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom, que “retrasara una advertencia global” sobre la amenaza de COVID-19.

Según el reporte, publicado en el diario alemán “Der Spiegel”, "el 21 de enero, el líder chino Xi Jinping pidió al jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, que retuviera la información sobre la transmisión entre humanos y que retrasara la advertencia de una pandemia”.

Por supuesto, horas después de que la noticia saliera a la luz, la OMS emitió una declaración calificando los datos como “infundados e incorrectos”. Pero según el BND alemán, se estima que el ocultamiento de China hizo que el mundo perdiera entre cuatro y seis valiosas semanas para combatir el nuevo coronavirus.

“Tedros y el Presidente Xi no hablaron el 21 de enero y nunca han hablado por teléfono. Tales informes inexactos distraen y desmerecen los esfuerzos de la OMS y del mundo para poner fin a la pandemia de COVID-19″, se defendió la OMS en una declaración posterior a la publicación del informe.

No obstante de confirmarse los datos del servicio alemán de inteligencia, cobraría fuerza la afirmación del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que la OMS está “centrada en China”.

En abril, el gobierno norteamericano alegó que la OMS se estaba convirtiendo en una herramienta de “propaganda china” y el presidente decidió detener la financiación de la organización.

“La Organización Mundial de la Salud ha sido un desastre, todo lo que dijeron que estaba mal y están centrados en China", declaró entonces Trump.

El mandatario norteamericano aseguró tener suficiente evidencia para probar que el régimen del Xi Jinping engañó a la comunidad mundial.

De hecho, un informe del Departamento de Seguridad Nacional acusa a China de “ocultar intencionalmente la gravedad” de la pandemia a principios de enero y acaparar los suministros médicos.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, también apuntó días atrás contra Beijing por el origen del nuevo coronavirus.

“Hay una enorme cantidad de pruebas de que comenzó en el Laboratorio de Wuhan”, acusó. Para el funcionario de Trump, China “hizo todo lo posible para asegurarse de que el mundo no se enterara a tiempo” sobre COVID-19.

“Fue un clásico esfuerzo de desinformación comunista. El Partido Comunista Chino sigue bloqueando el acceso a sus laboratorios al mundo occidental, a los mejores científicos del mundo, para averiguar qué ocurrió exactamente. Tenemos que entrar ahí. Todavía no tenemos las muestras del virus que necesitamos. China creó un riesgo enorme. El presidente Trump fue muy claro, vamos a hacer que los responsables rindan cuentas, y lo haremos cuando nosotros decidamos", prometió Pompeo.