Empresarios españoles en Cuba podrían perder visas norteamericanas

La cancelación de los visados es una decisión discrecional al margen de cualquier procedimiento judicial, y no depende de la contra-respuesta de España o la Unión Europea ante la Helms-Burton.
Encuentro del Rey con empresarios españoles en Cuba
 

Reproduce este artículo

El Departamento de Estado norteamericano ya ha empezado a notificar a los directivos de algunas empresas españolas instaladas en Cuba y demandadas por la Ley Helms-Burton que se les negará el visado a ellos y a sus hijos menores, por lo que no podrán entrar en Estados Unidos, informaron medios españoles.

El diario El País incluye la cuestión de los visados entre las preocupaciones de los inversores españoles que este miércoles se reunieron con el Rey de España Felipe VI para plantearle sus inquietudes ante la aplicación de la ley Helms-Burton, ante la que consideran de vital importancia una actitud firme del Gobierno español y la UE.

Los demandados no solo han tenido que contratar costosos bufetes para defenderse en Estados Unidos, sino que se enfrentan a una situación de incertidumbre por las implicaciones finales de estas demandas. La cancelación de los visados es una decisión discrecional al margen de cualquier procedimiento judicial, es decir, que no depende de la contra-respuesta de España o la Unión Europea ante la Helms-Burton. EEUU tiene la potestad de hacerlo cuando así lo estime, y aunque las empresas demandadas no tengan negocios en EEUU o los hayan protegido, sí que usan el visado norteamericano para turismo, estudios, etc.

En medio de este panorama, los empresarios consideran "un golpe de optimismo" la visita del rey Felipe VI, con quien se reunieron para transmitirle sus inquietudes, incluida también la deuda que arrastra con ellos el Gobierno cubano.

"Todos le dijimos que agradecemos mucho que haya venido a Cuba en medio de dificultades", explicó a Efe el presidente de la Asociación de Empresarios Españoles en Cuba, Xulio Fontecha, tras la reunión de aproximadamente dos horas celebrada en la residencia del embajador de España, en la zona oeste de La Habana.

Una veintena de empresarios -entre ellos los presidentes de Meliá, Gabriel Escarrer, e Iberostar, Miguel Fluxá- conversaron allí con el monarca, al que acompañaron el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe, Juan Pablo De Laiglesia, y la secretaria de Estado de Comercio española, Xiana Méndez.

Aproximadamente 300 empresas españolas operan en Cuba, donde el sector turístico acapara gran parte del volumen de negocio con la presencia de grandes corporaciones hoteleras como Meliá, Iberostar y Barceló, que, operando en régimen mixto con el Gobierno cubano, abarcan el 70 % de las habitaciones en la isla. Estas empresas, así como algunas pymes, se han visto afectadas por el endurecimiento del embargo económico por parte de la actual Administración norteamericana.


 

Trump activó en mayo los títulos III y IV de la ley Helms-Burton, que dieron vía libre a demandas contra compañías que se lucren de antiguas propiedades privadas confiscadas tras la Revolución de 1959, lo que afecta directamente a varias empresas españolas.

En la reunión con el rey "primero intervinieron los hoteleros, que le transmitieron los casos concretos de demandas que han tenido, y después manifestamos que hay pymes que no salen en los grandes medios pero están sufriendo acoso, hostilidad, amenazas, cierre de cuentas bancarias o problemas con mensajería", reveló Fontecha.

Por otra parte, los empresarios expresaron a Felipe VI su inquietud por los más de 350 millones de euros que les adeuda el Gobierno cubano, una deuda que sigue vigente pese a varias promesas de que se saldaría pronto desde la visita del presidente Pedro Sánchez en noviembre del año pasado.

"La visita del rey no va a servir para que nos paguen, pero puede pegar un tirón para que grandes compañías se interesen por invertir en la isla" y con ello mejorar la solvencia del país, valoró el presidente de los empresarios españoles en la isla.

En su principal discurso del viaje, pronunciado ayer frente a casi un millar de representantes de la comunidad española en Cuba, el rey ya expresó su total apoyo a los empresarios españoles con intereses en Cuba por la tarea que realizan y ante las "dificultades actuales" y condiciones adversas a las que tienen que hacer frente.

Como parte del encuentro de los Reyes de España con la comunidad española en la isla se conoció que se abrirá un Consulado en Camagüey y se ampliará el de La Habana.

(Con información de EFE)