Cuarentena obliga a diarios bolivianos a convertirse a formato semanal

Los diarios en Bolivia se han visto obligados a volverse semanarios, debido a la cuarentena en ese país
Portada de diarios bolivianos. Foto: internet
 

Reproduce este artículo

Varios periódicos bolivianos retomarán en estos días sus publicaciones impresas, principal medio de su financiación, pero a modo de un formato semanal, en vez de diario, dada la ampliación de la cuarentena al menos hasta el 30 de abril.

Correo del Sur de Sucre, la capital de Bolivia, El Potosí de la ciudad del mismo nombre y El Deber de Santa Cruz son algunos de los medios que saldrán de nuevo en circulación pero con medidas de distribución transformadas, indicó a Efe el presidente de la Asociación Nacional de la Prensa (ANP), Marco Dipp.

Varios de los principales diarios de las mayores ciudades bolivianas como La Paz, Cochabamba o Santa Cruz dejaron de circular desde el anuncio progresivo de las medidas de seguridad ante el COVID-19, asumidas en Bolivia desde mediados de marzo, como las restricciones para circular.

Bolivia ha reportado 28 fallecidos y 397 infectados por coronavirus.

"En Bolivia la circulación equivale al 95 por ciento, o tal vez más, de nuestra fuente de ingreso o liquidez", precisó Dipp, que también dirige los diarios Correo del Sur y El Potosí.

El trabajo de los periódicos en las últimas semanas se ha orientado a publicar en las plataformas digitales como sus portales de internet o redes sociales, inclusive a habilitar algunas publicaciones en formato PDF, como anunció el diario Página Siete de La Paz, algo que también han hecho otros medios.

 

 

Sin embargo, ese intento de migración a lo digital "no equivale ni al 2 o 4 por ciento de los ingresos de una empresa" y prácticamente son "intrascendentes e irrelevantes", advirtió Dipp, al hacer el balance de este último periodo de confinamiento nacional por la pandemia.

Dipp subrayó que la decisión del Correo del Sur y El Potosí, al que se sumó también El Deber, responde a que estas semanas "las ciudades están sin el registro histórico" que suponen los diarios en papel y por la "exigencia" misma de los trabajadores de los diarios.

La crisis sanitaria ha hecho que con el cese de circulación de los diarios se prescinda de las personas encargadas de su distribución, unos 1.500 voceadores o canillitas, como se los conoce en el país, que suelen agruparse en sindicatos o trabajar libremente.

Esta dinámica de distribución no se repondrá con la venta de estos ejemplares semanales, pero se cree que volverá pasada la cuarentena.

"Nuestro personal va a trabajar con todas las normas de bioseguridad", manifestó Dipp con relación a los diarios como Correo del Sur y El Potosí.