Contratista china suspende contratos petroleros con Venezuela por falta de pago
En medio de la falta de inversión, agravada por las sanciones de EEUU, el retroceso de la firma china amenaza con frenar aún más la producción venezolana.
Contratista china suspende contratos petroleros con Venezuela por falta de pago
 

Reproduce este artículo

La principal contratista petrolera china, China Huanqiu Contracting and Engineering Corp. (HQC) ha rescindido sus acuerdos con proveedores en Venezuela debido a la falta de pago de PDVSA, la compañía estatal venezolana, informó este martes Bloomberg.

La filial de la mayor compañía de energía de China, China National Petroleum Corp., dijo a los proveedores locales que sus contratos estaban siendo rescindidos por "la situación extremadamente difícil de este proyecto".

Las compañías locales de servicios petroleros fueron invitadas a negociar los términos de salida y los pagos adeudados con los funcionarios de HQC. La medida sigue a la decisión de HQC a principios de septiembre de detener el trabajo en la mayor empresa conjunta China-Venezuela debido a la falta de pago por parte de Petróleos de Venezuela SA.

En medio de la falta de inversión, agravada por las sanciones de Estados Unidos, el retroceso de la firma china “amenaza con frenar aún más la producción” venezolana, que han reducido los ingresos de las ventas de petróleo y las importaciones de equipos y productos químicos necesarios.

Según el texto, las negociaciones no han dado resultados, pues “HQC solicitó a los proveedores de servicios venezolanos que abrieran cuentas en China para recibir pagos en yuanes, en medio de la preocupación de que, si pagaba a los contratistas localmente, las cuentas de HQC en el sistema financiero de EEUU podrían congelarse por violar las sanciones contra PDVSA”.

Al respecto, “las empresas venezolanas ven la propuesta como poco práctica y costosa, ya que sus recursos financieros se encuentran en el hemisferio occidental”, asegura Bloomberg.

Entretanto, varias compañías están presionando a la embajada china en Caracas en un esfuerzo por buscar una solución mediada para la deuda, que asciende actualmente a más 30 millones de dólares.