Revelan cómo Cuba ayudó a Venezuela a "rediseñar fuerzas armadas y servicio de inteligencia militar"

Este jueves salió a la luz una investigación de la reconocida agencia inglesa Reuters sobre cómo Cuba ayudó a Venezuela a rediseñar sus fuerzas armadas y el servicio de inteligencia militar, mediante dos acuerdos.

Explican que tras la derrota de Hugo Chávez en 2007 respecto a la reelección indefinida, este recurrió al dictador Fidel Castro, quien le recomendó que debía tener control absoluto de las fuerzas militares.

Según la agencia, en cuestión de meses, los países elaboraron dos acuerdos que dieron a Cuba un vasto acceso al sector militar de Venezuela y amplia libertad para espiarlo y reformarlo.

"Los acuerdos llevaron a la imposición de una estricta vigilancia de las tropas venezolanas a través de un servicio de inteligencia,  ahora conocido como la Dirección General de Contrainteligencia Militar, o DGCIM. Bajo la asesoría de militares cubanos, Venezuela reformuló la unidad de inteligencia en un servicio que espía a sus propias fuerzas armadas, infundiendo miedo y paranoia y aplastando a la disidencia", agrega Reuters.

Los acuerdos revisados por Reuters permitieron a las fuerzas armadas de Cuba:

• Entrenar a soldados en Venezuela.

• Revisar y reestructurar partes del ejército venezolano.

• Entrenar agentes de inteligencia venezolanos en La Habana.

• Cambiar la misión del servicio de inteligencia de espiar a rivales extranjeros a la de vigilar a los propios soldados, oficiales e incluso comandantes de alto rango.

Ni el Ministerio de Defensa de Venezuela ni su Ministerio de Información, responsables de las comunicaciones gubernamentales, incluidas las de Nicolás Maduro, respondieron a correos electrónicos y llamadas telefónicas de parte de Reuters.

Funcionarios cubanos tampoco respondieron a las solicitudes de comentarios.

 

 

"Una vez que Cuba comenzó a capacitar a su personal, los agentes fueron introducidos en la DGCIM, a menudo vestidos con uniforme negro, dentro de las barracas. Allí, compilarían informes sobre los uniformados percibidos como alborotadores e informarían sobre cualquier señal de deslealtad, según más de 20 exoficiales venezolanos militares y de inteligencia".