Régimen admite escasez de gasolina en Venezuela y anuncia plan de contingencia
El régimen culpa a Estados Unidos y las sanciones por la escasez de combustible en el país, mientras la oposición argumenta que la destrucción de la estatal Petróleos de Venezuela y la corrupción acabaron con la producción de crudo
En todo el territorio nacional el combustible está escazo
 

La madrugada de este viernes 11 de septiembre, el régimen de Nicolás Maduro anunció la implantación de un plan de contingencia debido a la escasez de gasolina en Venezuela.

El "plan especial de contingencia par el suministro de combustible" fue divulgado por la estatal Venezolana de Televisión (VTV), argumentando que las sanciones de Estados Unidos han "traído graves perjuicios a la industria energética", sobre todo en el sistema de refinación y producción.

"En tal sentido, informamos la puesta en práctica de forma temporal de un plan especial de contingencia para el suministro de combustible, que tenderá a normalizar y regularizaren en este nuevo esquema de distribuición en el corto y mediano plazo. Reafirmamos nuestro compromiso de producir toda la gasolina y demás productos necesarios para el desarrollo energético de Venezuela", detalló el comunicado.

El documento no explica en qué consistirá este esquema de racionamiento, aunque especialistas vaticinan que traerá más corrupción por parte de funcionarios de los cuerpos de seguridad y más colas en el territorio nacional.

La medida es implementada en medio de una severa crisis empeorada por la pandemia del coronavirus. Los ciudadanos deben hacer agotadoras colas para poder surtir unos litros de gasolina que aseguran es utilizada en casos de emergencia.

Gasolina iraní camino a Venezuela

La agencia de noticias Reuters informó este jueves que tres petroleros de bandera iraní transportan combustible hacia Venezuela  y que estarían rodeando el Cabo de Buena Esperanza, en África, con ruta hacia el Océano Atlántico, según los datos de seguimiento de embarcaciones de Refinitiv Eikon.

Las embarcaciones  trasladan alrededor de 300.000 barriles de combustible cada una, lo que, de concretarse su arribo, vendrían a sumarse a los cinco tanqueros de combustible que Irán envió a Venezuela, entre mayo y junio.

Venezuela vuelve entonces a las interminables colas de vehículos en las estaciones de servicio. Horas y horas de agotadora espera para poder echar unos litros de gasolina. Esa es la imagen de la escasez que se vuelve a repetir.

El carburante enviado por Irán en el mes de junio fue un parche de corta duración, que no ha servido para tapar el problema. El incremento de los precios y las tarifas dolarizadas tampoco han solucionado la crisis, sino que incrementaron la corrupción ya galopante en la nación suramericana.

La venta de gasolina en Venezuela es desde la década de 1970 un monopolio estatal que había asegurado que los venezolanos pudieran llenar el tanque sin pagar prácticamente nada.