Vecchio: la extradición a EE.UU. de un presunto testaferro de Maduro "es lo correcto"

Tribunal Supremo de Justicia de Cabo Verde autorizó la extradición de Álex Saab a Estados Unidos.
En la imagen, Carlos Vecchio, delegado ante Washington del líder opositor venezolano Juan Guaidó. EFE/Jim Lo Scalzo/Archivo
 

Reproduce este artículo

La extradición a Estados Unidos del empresario colombiano Álex Saab, presunto testaferro del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, "es lo correcto", dijo este miércoles Carlos Vecchio, delegado ante Washington del líder opositor venezolano Juan Guaidó.

"El régimen de Maduro ha hecho todo para manipular, desinformar, dilatar y engañar a los medios de comunicación y la sociedad en Cabo Verde, para pintar a Álex Saab como un santo, cuando es un gánster de una mafia que saqueó a Venezuela", señaló Vecchio, en declaraciones difundidas por la legación diplomática de Guaidó.

Vecchio se pronunció tras conocerse que el Tribunal Supremo de Justicia de Cabo Verde autorizó la extradición de Saab a Estados Unidos, y rechazó, según el veredicto al que tuvo acceso Efe, el recurso de apelación del empresario.

El Supremo ratificó así el fallo favorable a la extradición que dictó el año pasado el Tribunal de Apelaciones de Barlovento, ubicado en la isla septentrional de San Vicente.

Fuentes del equipo legal de Saab confirmaron a Efe que han recibido notificación de "la decisión de la Corte Suprema de Justicia de Cabo Verde sobre el proceso de extradición" del empresario, nombrado por Venezuela "enviado especial" y "representante permanente adjunto" ante la Unión Africana.

Aun así, la defensa anticipó que presentará una apelación ante el Tribunal Constitucional, máxima instancia judicial de Cabo Verde.

Saab, de 49 años, permanece detenido en el país africano desde el pasado 12 de junio, cuando hizo una escala para repostar en el Aeropuerto Internacional Amilcar Cabral de la isla caboverdiana norteña de Sal, tras una petición de EE.UU. a través de Interpol por supuesto blanqueo de dinero.

Por otra parte, Vecchio defendió las sanciones impuestas por Estados Unidos a Maduro, funcionarios, allegados y empresas que tienen negocios con su Gobierno, como "un mecanismo adicional a un conjunto de acciones que pudieran generar las condiciones para un cambio político en Venezuela".

"Estas sanciones tienen otro fin, porque prohíben que actividades ilícitas se sigan cometiendo, o que actividades para financiar grupos terroristas sigan sucediendo”, precisó Vecchio, que consideró que "hay un juego político que ha hecho Maduro para tratar de justificar que las sanciones son el problema, cuando en realidad la verdadera sanción es Maduro".