Dirigente chavista asegura que aviación venezolana solo necesita 11 segundos para atacar Bogotá

Caracas, 10 sep (ADNCUBA).- El dirigente chavista Pedro Carreño dejó entrever este martes que, en un eventual conflicto bélico con Colombia, Venezuela le propinaría al país vecino una aplastante derrota, a partir de los ataques fulminantes de sus aviones de fabricación rusa.

"En 11 segundos un Sukhoi está en Bogotá", dijo Carreño durante una entrevista con la televisión privada Globovisión al apuntar a que una agresión armada contra Venezuela desde Colombia encontraría una respuesta rápida.

Venezuela cuenta con al menos 20 unidades operativas del cazabombardero Sukhoi Su-30, de fabricación rusa y cuyas características se consideran similares a las del F-15E Strike Eagle estadounidense.

El Gobierno venezolano hizo la compra de estas aeronaves luego de estrechar sus relaciones con Rusia y condenar el "imperialismo" de Estados Unidos, su antiguo proveedor de armamento.

 

 

 

"Ante una agresión militar que se cierne desde Colombia primero clavaremos nosotros esta bandera en Bogotá", añadió Carreño, agitando el pabellón venezolano antes de asegurar que las fuerzas invasoras no lograrían entrar en ciudades como Maracaibo, San Antonio o San Cristóbal, todas en el oeste de Venezuela y cercanas a Colombia.

También dijo que un eventual conflicto militar tendría como teatro de operaciones el territorio colombiano, y que las Fuerzas Armadas de Venezuela tienen conocimiento de las coordenadas de las principales obras de infraestructura de ese país, como puentes, embalses y refinerías.


Rechazó, además, la investigación que presentó la revista colombiana Semana que denuncia presuntos nexos entre el Gobierno de Nicolás Maduro y grupos irregulares para desestabilizar Colombia.
 

 

 

En la publicación, el semanario difunde documentos que señalan que unos 1.500 combatientes de la guerrilla colombiana son de origen venezolano.

Parte de las constantes tensiones entre Venezuela y Colombia tienen que ver con la denuncia de los colombianos de que el territorio venezolano ha servido de refugio para las guerrillas colombianas, en tiempos en que aún no se alcanzaba el acuerdo de paz entre el Gobierno colombiano y los rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Ese acuerdo fue finalmente alcanzado en noviembre de 2016, pero un grupo disidente de las FARC anunció a finales de agosto que regresaba a la lucha armada. Además, aún se encuentran empuñando las armas los guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Colombia y Venezuela atraviesan un nuevo pico de tensión diplomática, pues la semana pasada Maduro anunció que desplegará un sistema de misiles antiaéreos en la frontera y ordenó ejercicios militares, que inician este martes.
 

 

 

En respuesta el presidente colombiano, Iván Duque, dijo que Maduro no debe salir con "bravuconadas" e insistió en que el líder chavista protege a los cabecillas del ELN al igual que a los alias "Iván Márquez", "Jesús Santrich" y otros mandos de la desmovilizadas FARC que abandonaron el proceso de paz colombiano y retomaron las armas.

Las relaciones entre Colombia y Venezuela están rotas desde febrero pasado y la frontera de 2.219 kilómetros es escenario de constantes tensiones que nunca han llegado al enfrentamiento militar.

No es la primera vez que Pedro Carreño lanza amenazas de ataques militares contra Colombia, como las que hiciera en julio de 2018.

La entonces canciller, María Ángela de Holguín, reaccionó a las amenazas y declaró que “siempre hemos reiterado que la salida del problema de Venezuela tiene que ser una salida de negociación entre los mismo venezolanos", según reportó en su momento RCN Radio.

Holguín ratificó que Colombia siempre ha rechazado una intervención militar en Venezuela: "No creemos en las salidas militares, no nos hemos prestado nunca ni nos prestaremos jamás a ningún tipo de intervención".

(Con información de Efe)