Universitarios desafían prohibición de Ortega y salen nuevamente a las calles en Nicaragua

Estudiantes de la Universidad Centroamericana (UCA) protestaron contra el Gobierno de Daniel Ortega, desafiando la prohibición impuesta por el régimen, tras la violenta revuelta de abril de 2018, que dejó cientos de muertos
Estudiantes universitarios exigen el pago de unos 2 millones de dólares que Ortega le niega a la UCA
 

Reproduce este artículo

Managua, 9 sep (ADNCUBA).- Los estudiantes nicaragüenses no bajan la guardia contra lo que consideran una arbitrariedad del Gobierno de Daniel Ortega, y salieron nuevamente a las calles a protestar, pese a prohibición impuesta por el régimen el año pasado.

Estudiantes de la Universidad Centroamericana (UCA) protestaron este lunes contra Ortega, lo que generó el despliegue de la policía y creó un ambiente de tensión que hizo recordar las turbulentas manifestaciones contra el Gobierno, en abril de 2018.

Los estudiantes reclamaron por unos 2 millones de dólares que el Gobierno le ha quitado a la universidad aparentemente por razones políticas, de casi 8 millones de dólares del Presupuesto General que le corresponden por ley.

Según los alumnos, el recorte presupuestario dejó sin estudiar a unos 2.000 estudiantes este año en la UCA, una universidad de los jesuitas que recibe un presupuesto público debido a su labor social, al otorgar becas a jóvenes pobres.

La protesta se realizó tanto en el patio de la catedral de Managua como en la sede de la UCA, ambos en el centro de la ciudad, sin que la policía ingresara.

 

 

Los estudiantes de esa universidad fueron los que iniciaron la revuelta contra Ortega en abril de 2018, primero en reclamo por la falta de atención al incendio en la reserva natural de Indio Maíz y después contra las fallidas reformas al Seguro Social, informó el diario local La Prensa.

Las movilizaciones, ese año, produjeron cientos de muertos, detenciones ilegales y otras violaciones a los derechos humanos, cuando el régimen reprimió con violencia las protestas.

"¡Somos estudiantes, no somos delincuentes!", "¡Democracia sí, dictadura no!", gritaron los estudiantes, en las dos manifestaciones, que fueron menos concurridas de lo esperado, debido al despliegue policial.

El despliegue de la policía se correspondió con su prohibición de cualquier protesta contra Ortega, pese a las críticas porque la medida contradice la Constitución de Nicaragua.

 

 

 

Los estudiantes, tanto de universidades privadas como estatales, encabezaron las protestas masivas contra Ortega en 2018, en las que murieron cientos de personas, incluyendo más de 60 alumnos de educación superior, secundaria y primaria.

Las manifestaciones de hoy fueron presenciadas por paramilitares que se desplazaban junto con la policía, algunos de los cuales agredieron o intentaron robar pertenencias a los estudiantes.

"¡No nos rajamos, ni nos vendemos, ni nos rendimos!", gritaron los universitarios, quienes se dedicaron a Ortega consignas como "¡No es un presidente, es un delincuente!", o "¿Cuál es la ruta? ¡Que se vaya el hijo de p...!".

En las manifestaciones participaron mujeres de la Asociación Madres de Abril (AMA) y la Asociación de Familiares de Presos Políticos (AFPP).

Los estudiantes de la UCA ondearon la bandera de Nicaragua y lanzaron globos de colores azul y blanco, acciones por las que algunas personas han sido condenadas a varios años de cárcel.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha señalado al Gobierno como responsable de crímenes "de lesa humanidad" en el marco de la crisis, una cita que ha retomado la oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), en su más reciente informe sobre Nicaragua.

Según la CIDH, la crisis ha dejado unos 328 muertos, aunque organizaciones locales cuentan 595, y el Gobierno reconoce 200.

(Con información de EFE y La Prensa)