Dan arresto domiciliario a exgobernador mexicano culpable de narcotráfico
Mario Villanueva, exgobernador del estado mexicano de Quintana Roo, es trasladado del penal de alta seguridad a arresto domiciliario.
exgobernador del estado Quintana Roo
 

Reproduce este artículo

El exgobernador del estado mexicano de Quintana Roo, Mario Villanueva (1993-1999) continuará su condena por narcotráfico bajo arresto domiciliario, según informó él mismo en redes sociales.

"Deseo informarles con profunda alegría que hoy por la noche me llamó el consejero jurídico de la Presidencia, Julio Scherer, para informar que el tribunal que tiene a cargo mi caso había emitido un acuerdo ordenando mi traslado a casa", informó Mario Villanueva en Facebook con un mensaje titulado "Me voy a casa".

Villanueva celebró esta decisión tras 19 años de cárcel y "cuando soy inocente de lo que me han acusado".

"Ahora vamos por el trámite de la libertad", afirmó.

El secretario técnico de la Comisión Especial para la Atención al caso de Villanueva en el Congreso de Quintana Roo, Enrique Edrisi Thompson, también confirmó el hecho.

Desde ahora, el que fue político del Partido Revolucionario Institucional (PRI) podrá seguir su proceso desde casa al cumplir con los requisitos del Artículo 55 del Código Penal Federal, que indica que cuando el imputado sea una persona mayor de 70 años o afectada por una enfermedad grave o terminal podrá obtener la prisión preventiva domiciliaria.

Villanueva, hoy de 71 años, se encuentra actualmente en una clínica de Chetumal, capital de Quintana Roo, a donde fue trasladado en 2018 debido a su deteriorado estado de salud.

Desde aquella unidad médica, el pasado 2 de julio, Villanueva mandó al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, una misiva en la que pedía su intervención para que se le concediera el beneficio del arresto domiciliario.

Cuatro meses después, en una visita al municipio de Felipe Carrillo Puerto, López Obrador se comprometió a liberar al político que gobernó la entidad de 1993 a 1999.

Detenido en 2001, Villanueva pasó seis años en prisión acusado de facilitar el tráfico de cocaína por Cancún hacia Estados Unidos para el cártel de Juárez que encabezó Amado Carrillo, el Señor de los cielos, hasta su muerte en 1997.

Tras cumplir esta pena, fue nuevamente arrestado y en 2010 y extraditado a Estados Unidos, donde fue declarado culpable de lavado de dinero y sentenciado a 131 meses de prisión, acreditándosele el tiempo que ya había estado detenido en México.

Fue repatriado desde Estados Unidos en 2017 para continuar con su condena en México.