Cartel de Sinaloa amenaza a funcionaria de aduanas
Tras un decomiso de fentanilo y acetaminofeno realizado en octubre, la administradora de la Aduana Marítima fue amenazada con devolver el dinero o los alijos decomisados.
Organización criminal Cartel de Sinaloa (C.D.S)
 

Reproduce este artículo

Las autoridades mexicanas fueron alertadas de una "narcomanta" en la que amenazaron a la administradora de la Aduana Marítima en Ensenada, Pamela Lilian Romero Luzanilla, tras un decomiso de fentanilo y acetaminofeno realizado el pasado 23 de octubre.

“Pamela Romero Lusanilla (sic) admin de aduana con nosotros no se juega o devuelves la merca o el pago hija de puta atte LA MAÑA”, es el mensaje de amenaza que envió el Cartel de Sinaloa a Romero Luzanilla.

En octubre, la Aduana Marítima, en operativo conjunto con Fiscalía General de la República (FGR) y Secretaría de Marina, incautaron precursores químicos para la producción de fentanilo y metanfetaminas.

La mercancía era propiedad del Cártel de Sinaloa y tenía como destino los estados del norte de Sonora y Sinaloa, donde “cocinan” las drogas sintéticas.En total se aseguraron 16 botes de aproximadamente 28 kilos de acetaminofeno.

El buque proveniente de Yokohama, Japón, con cargamento propiedad de una empresa de Hong Kong, estuvo detenida unas horas en el puerto de Ensenada. La embarcación fue liberada por las autoridades federales horas después de la detención.

En la mañana del 6 de noviembre, según el semanario Zeta Tijuana, la Policía Municipal recibió una notificación de la amenaza de muerte contra de Pamela Lilian Romero Luzanilla.  

La advertencia fue colocada en el puente de Calle Reforma y Esmeralda de la colonia Carlos Pacheco.

De acuerdo con este medio, por incompetencia, la Fiscalía General de la República (FGR) se deslindó de la investigación a la funcionaria federal y la atrajo la unidad investigadora de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Romero Luzanilla asumió el cargo a finales de marzo, en sustitución de David Pérez Tejada, quien fue trasladado al mismo puesto como administrador de la Aduana de Tecate.

La corrupción se apodera de los puertos mexicanos y alcanza a los agentes aduaneros, que han sido amenazados para ceder ante peticiones las organizaciones criminales al servicios del narcotráfico. 

Estas redes de corrupción involucran desde taxistas, militares, ministerios públicos hasta personal de la aduana.

Todos ellos reciben pago de nómina de los grupos criminales, y es a cambio de ayuda o protección, cantidad que debe ser pagada de mano a mano por los auxiliares o los comandantes de plaza.