Trump y 17 estados respaldan intento de Texas de revertir su derrota electoral

La demanda argumenta que cuatro estados, donde Trump perdió contra Biden en las elecciones del 3 de noviembre, usaron la pandemia como un “pretexto” para cambiar las reglas electorales.
La gente sostiene banderas de campaña apoyando al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, fuera de la Corte Suprema de los Estados Unidos en Washington, DC, Estados Unidos, el miércoles 9 de diciembre de 2020.
 

Reproduce este artículo

El presidente estadounidense, Donald Trump, y 17 estados, cuyas elecciones fueron ganadas por el mandatario, le dijeron este miércoles a la Corte Suprema de Justicia que apoyan una demanda de Texas, que busca revertir la victoria proyectada en el Colegio Electoral del presidente electo Joe Biden en cuatro estados.

La demanda, anunciada el martes por el fiscal general republicano de Texas, Ken Paxton, se dirigió a cuatro estados - Georgia, Michigan, Pensilvania y Wisconsin- que Trump perdió contra Biden en las elecciones del 3 de noviembre.

En su escrito ante el Tribunal Supremo, Paxton acusa a los gobernadores de estos cuatro estados de haber usado la pandemia de covid-19 como un “pretexto” para cambiar las reglas electorales y permitir mayor voto por correo, una opción que eligieron millones de estadounidenses.

La demanda argumenta que las elecciones en estos estados sufrieron “irregularidades en la votación”. Sin embargo, funcionarios de los cuatro estados, republicanos y demócratas, han dicho que estas acusaciones carecen de base y que sus elecciones se decidieron de manera justa.

En un escrito separado, abogados de 17 estados encabezados por el fiscal general de Missouri, Eric Schmitt, también instaron a los nueve magistrados del Supremo de Justicia a escuchar el caso.

Los estados que apoyan la demanda, además de Missouri, los cuales tienen fiscales generales republicanos, son:  Alabama, Arkansas, Florida, Indiana, Kansas, Louisiana, Mississippi, Montana, Nebraska, Dakota del Norte, Oklahoma, Carolina del Sur, Dakota del Sur, Tennessee, Utah y Virginia del Oeste.

Paxton argumentó que Texas se siente perjudicado por este asunto porque esos estados “atentaron contra la integridad del voto” de sus propios ciudadanos, pero también del resto de circunscripciones que no cambiaron sus normas por la pandemia.

La fiscal general de Michigan, Dana Nessel, dijo el martes que la presentación de Paxton “es un truco publicitario, no un alegato legal serio”.

“La erosión de la confianza en nuestro sistema democrático no se puede atribuir a la buena gente de Michigan, Wisconsin, Georgia o Pensilvania, sino a funcionarios partidistas, como el Sr. Paxton, que anteponen la lealtad a una persona a la lealtad a su país”, dijo Nessel en un comunicado.

La Corte Suprema se negó el martes a escuchar una oferta separada de republicanos aliados de Trump que desafían la victoria de Biden en Pensilvania.

Los expertos en leyes electorales vieron ese rechazo aparentemente unánime como una señal de que los esfuerzos restantes para anular la victoria de Biden estaban casi condenados en la Corte Suprema.

Aún así la demanda de Paxton fue interpuesta directamente ante el Tribunal Supremo porque es la única instancia con autoridad para dirimir disputas entre estados, aunque ejerce esa competencia sólo en contadas ocasiones. La máxima corte ahora debe decidir si considera o no el caso.

El Tribunal Supremo de Estados Unidos está compuesto por tres jueces progresistas y seis conservadores, dentro de esta cifra incluye a tres magistrados nombrados por Trump.

Biden ha acumulado 306 votos electorales en comparación con los 232 de Trump en el Colegio Electoral. Los cuatro estados contribuyen con un total combinado de 62 votos electorales al total de Biden.