Estados Unidos vuelve al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas

Estados Unidos vuelve al CDH de la ONU y, en diciembre, Biden celebrará Cumbre Virtual por la Democracia donde buscará revitalizar la democracia liberal como la mejor herramienta.
Presidente Joe Biden y Antony Blinken secretario de Estado de los Estados Unidos
 

Reproduce este artículo

Este jueves, los Estados Unidos se reintegraron al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas. Transcurrieron tres años desde que Donald Trump, presidente estadounidense, decidiera abandonar el Consejo.

“Estoy agradecido por el apoyo de las naciones de todo el mundo para nuestra campaña, y espero que Estados Unidos sea una vez más una voz constructiva que trabaje para ayudar a impulsar al Consejo de Derechos Humanos a cumplir con su mandato y garantizar los valores que apreciamos para todas las personas”, expresó el presidente Joe Biden en declaración difundida por la Casa Blanca.

Biden recordó el “punto de inflexión de la historia” que afronta la sociedad actual y enfatizó que Estados Unidos “está listo para trabajar” con sus socios y aliados para “guiar al mundo hacia un futuro más pacífico y próspero”.

Indicó que defenderán los derechos individuales de todos los ciudadanos y, también, los derechos de las minorías.

Apuntó a promover “la rendición de cuentas de los gobiernos que abusan de los Derechos Humanos” y dijo que trabajarán incansablemente para apoyar a los diferentes activistas y defensores de estos principios básicos.

“Defender los Derechos Humanos y demostrar que las democracias rinden homenaje a su pueblo es un desafío fundamental de nuestro tiempo. Está en el centro de la política exterior de mi administración y va en el corazón de quiénes somos como nación y como pueblo”, concluyó el presidente Biden.

Por su parte, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, dejó constancia de que el regreso al organismo de la ONU estará basado en la “creencia profundamente arraigada” de que “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”.

“El Consejo desempeña un papel significativo en la protección de los Derechos Humanos y las libertades fundamentales al documentar las atrocidades para que los malhechores rindan cuentas (...) Proporciona un foro donde podemos tener discusiones abiertas sobre las formas en que nosotros y nuestros socios podemos mejorar”, dijo Blinken en declaraciones difundidas por el Departamento de Estado.

Blinken notó que este organismo “adolece de graves defectos”, entre ellos: “la atención desproporcionada a Israel” y la pertenencia de varios Estados con un historial “atroz” en materia de derechos humanos. “Juntos debemos hacer frente a los intentos de subvertir los ideales sobre los que se fundó el Consejo de Derechos Humanos”, expresó el secretario de Estado.

Además de Estados Unidos hay otros 17 Estados que ocuparán una silla en el Consejo de Derechos Humanos. Sobresalen varios violadores sistemáticos de los derechos humanos. Los designados en el Consejo son: Argentina, Honduras, Paraguay, Finlandia, Eritrea, Luxemburgo, Benín, Catar, Camerún, Gambia, Somalia, Emiratos Árabes Unidos, Malasia, Montenegro, India, Lituania y Kazajistán.

En diciembre, el gobierno Biden celebrará la Cumbre Virtual por la Democracia, allí buscará rubricar “el poder de la gobernabilidad democrática” como “la mejor y más poderosa herramienta” de que disponen los gobiernos.

Tags