Biden eleva el umbral a $10.000 tras modificar el plan de monitoreo bancario del IRS

Los bancos estadounidenses deberán entregar información al IRS sobre cuentas con al menos $10.000 y que no pagan los impuestos que deben
Servicio de Rentas Internas de Estados Unidos
 

Reproduce este artículo

La Administración del presidente Joe Biden está haciendo cambios en su plan de monitoreo bancario que requería que los bancos informaran al Servicio de Rentas Internas (IRS, por sus siglas en inglés) sobre todas las cuentas con al menos $600. 

Biden ha propuesto aumentar los ingresos fiscales federales a través de más auditorías y un IRS más estricto como una forma de ayudar a financiar sus proyectos de ley propuestos en gastos federales. Su plan inicial de exigir informes de todas las cuentas de $600 provocó una gran controversia.

Ahora, se espera que Biden publique más detalles de un plan revisado que elevaría el umbral de $600 a $10.000.

"La nueva propuesta refleja la firme creencia de la Administración de que debemos concentrarnos en aquellos que se encuentran en la parte superior de ingresos y que no pagan los impuestos que deben, mientras protegemos a los trabajadores estadounidenses estableciendo el umbral de la cuenta bancaria en $10.000 y proporcionando una exención para asalariados como maestros y bomberos ", indicó la secretaria del Tesoro, Janet Yellen.

A pesar de ello, los bancos han dicho que este cambio haría poca diferencia y millones de personas aún calificarían para los requisitos de presentación de informes.

“Este sería otro intento por parte de la Administración y los líderes del Congreso de explicarle al pueblo estadounidense por qué el gobierno necesita más información sobre ellos”, dijo Rob Nichols, presidente y director ejecutivo de la Asociación Americana de Banqueros (ABA, por sus siglas en inglés).

“Incluso con las modificaciones anunciadas, esta propuesta todavía va demasiado lejos al obligar a las instituciones financieras a compartir con el IRS datos financieros privados de millones de clientes de los que no se sospecha que estén haciendo trampa en sus impuestos”, continúa.

Nichols asegura que, “la exclusión de los beneficiarios de programas federales y de nómina no se refiere a millones de otros contribuyentes que se verían afectados por la propuesta. No todos los trabajadores no asalariados son millonarios. ¿Qué tal los estilistas autónomos, los propietarios de mini mercados y los agricultores, por nombrar algunos?”

Legisladores, empresas, asociaciones comerciales y grupos sin fines de lucro han alertado sobre el plan de monitoreo bancario del IRS, diciendo que es una gran invasión de la privacidad que recoge muchos más datos de los que se requieren para atrapar a los ricos estafadores de impuestos.

Los bancos también han señalado el gran esfuerzo que requiere rastrear y reportar una cantidad tan grande de información al IRS.

“Si se promulga, esta nueva propuesta aún generaría las mismas preocupaciones de privacidad, aumentaría los costos de preparación de impuestos para individuos y pequeñas empresas y crearía desafíos operativos significativos, particularmente para los bancos comunitarios”, dijo Nichols.

“Dada la historia reciente del IRS, las preocupaciones sobre la privacidad y la seguridad de los datos de los estadounidenses son reales y no deben tomarse a la ligera. Es por eso, que los ciudadanos de todo el país han expresado su fuerte oposición a esta propuesta. Creemos que todos deben cumplir con sus obligaciones tributarias, pero este instrumento contundente no es la manera adecuada para resolver este problema”, puntualizó.