Gestos fuera del campo de fútbol

Futbolistas colombianos brindan, en medio de la crisis mundial, ayudas humanitarias para las poblaciones más vulnerables y aportes a los centros médicos y hospitalarios para combatir el COVID-19
Gestos fuera del campo de fútbol
 

Reproduce este artículo

En estos tiempos de crisis sanitaria que se vive a nivel mundial, algunos futbolistas colombianos se han mostrado solidarios ante la situación, aportando su granito de arena, en especial para aquellos en que su sustento depende del día a día. Uno de los jugadores que más ha sobresalido siempre por su calidad humana es Radamel Falcao García, quien es admirado y respetado en mucho de los países en los que ha jugado; se ha visto como un héroe por sus donaciones en Colombia y en Turquía.

Desde España e Inglaterra llegan ayudas a las familias de la ciudad de Pereira con más bajos recursos, Juan Camilo Hernández y José Heriberto Izquierdo se unen para entregar más de 500 mercados durante la cuarentena.

Dos jugadores referentes del Junior de Barranquilla, Michael Ortega y Teófilo Gutiérrez, y un viejo conocido de la casa, Carlos Bacca, se unen para ayudar a las familias más necesitadas en la costa norte del país, quienes por medio de sus fundaciones reparten mercados a quienes viven de las ventas diarias.

A través de la fundación Yerry Mina, el jugador colombiano distribuye mercados y productos de aseo a muchas familias de Guachené (Cauca) y zonas aledañas, además, mandó un mensaje de solidaridad a toda la población de estos sectores.

El 10 de la Selección Colombia, James Rodríguez, redujo su salario y por medio de su fundación Colombia Somos Todos, dona mercados algunas familias de Ibagué y realiza entregas de productos de aseo y protección de riesgo biológico para el hospital Federico Llegar y para la Cruz Roja. La población ibaguereña admira la labor hecha por el mediocampista del Real Madrid y su compromiso con la ciudad donde creció.

Y finalmente, Radamel Falcao García, por medio de sus fundaciones en Colombia, ha entregado más de 1.000 mercados, pagó algunos arriendos de las familias más necesitadas y realizó una donación extra a niños que sufren de cáncer. Además, donó, a los médicos de un hospital en Turquía, elementos de protección de riesgo biológico para enfrentar la pandemia de la COVID-19; lo que conllevó a que uno de estos médicos, escribiera en su traje de seguridad el nombre del delantero colombiano, con su enigmático número 9.

Por ahora, queda agradecer el gesto de solidaridad y el sentido de pertenencia que tienen todos estos jugadores por su país y hacía las familias que van dirigidas todas estas ayudas, que no dudaron en realizar estos aportes por sus compatriotas.

 

Tags