Absuelven de abuso sexual al asesino serial de Monserrate
El ‘Monstruo de Monserrate’ admitió haber asesinado un promedio de 100 mujeres, incluidas menores de edad. Pero no aceptó nada de eso en las audiencias, dijo un perfilador.
Estupor en Colombia por la confesión de un asesino en serie de mujeres
 

Reproduce este artículo

Juez colombiano absolvió del delito de acceso carnal violento a Fredy Armando Valencia Vargas, conocido como ‘el monstruo de monserrate’, tras argumentar que las pruebas aportadas por la Fiscalía General no son indicativas de que el acusado abusó de sus víctimas antes de asesinarlas en los cerros orientales de Bogotá.

La decisión del Juzgado 30 Penal del Circuito de Bogotá será apelada por la Fiscalía el próximo 27 de octubre.

“La Fiscalía General de la Nación no comparte la valoración que el juez de conocimiento hizo de las pruebas presentadas en el juicio adelantado contra Valencia Vargas, por el delito de acceso carnal violento en concurso homogéneo”, explicó el ente acusador.

Valencia Vargas fue condenado a 36 años de prisión en noviembre de 2017, por los homicidios de 10 mujeres en el cerro de Monserrate, a quienes antes de asesinarlas se presume que accedió carnalmente. Por las muertes, el procesado aceptó su responsabilidad, pero por los delitos sexuales no lo hizo y la Fiscalía continuó la investigación, con la que se relaciona el recurso a interponer. 

EL ASESINO SERIAL DE MONSERRATE

Las historia se dio a conocer en noviembre de 2015. Valencia Vargas era un hombre que vivía en la boscosidad de los cerros orientales (Bogotá), donde construía cambuches y se rodeaba de perros. 

Llegaba hasta allá por un camino que siguieron con el tiempo decenas de habitantes de calle que, como él, buscaban un lugar para dormir. Era violento y siempre se le escuchaba vociferando. 

Lo que más llamaba la atención de quienes le temían, eran las visitas constantes, casi diarias, de jóvenes mujeres adictas a quienes les ofrecía comida, techo y abrigo.

Un grupo de personas que armaban cambuches en la loma del cerro de Monserrate, en Bogotá, alertaron a la Policía de unos fuertes olores. Al llegar al lugar a inspeccionar se halló el cuerpo, en descomposición, de una mujer. Estaba enterrado en la zona en la que vivía Fredy Armando Valencia Vargas.

Las autoridades colombianas iniciaron el proceso y la primera labor fue entrevistar a los denunciantes. Había más víctimas enterradas, y por medio de un permiso especial se llevó al sospechoso hasta la escena de los crímenes. Valencia Vargas señaló la zona donde había enterrado a sus víctimas y después de retirar un metro de tierra, apareció el primer cuerpo, unos huesos arropados por una fina tela color marrón. Otra mañana desenterraron tres mujeres más. 

La tragedia terminó con una sentencia de 36 años de prisión por los delitos de homicidio, desaparición, entre otros. Fredy Armando Valencia fue condenado por el Juez Segundo Penal del Circuito de Bogotá, por el asesinato de ocho mujeres en los cerros de la ciudad entre los años 2012 y 2014.

¿POR QUÉ LO ABSOLVIERON?

En la audiencia del pasado martes 13 de octubre, precedida por el juez 30 penal del Distrito, expuso los vacíos de la Fiscalía General al momento de probar si Fredy Armando Valencia Vargas, además de asesinar a sus víctimas, había abusado sexualmente de ellas.

Pese a que hay pruebas periciales que indican que las víctimas también podrían haber sido abusadas sexualmente como: la posición fetal en que fueron encontrados sus cuerpos, la ausencia de ropa en algunas de ellas, ataduras y algunos golpes contundentes descritos en las necropsias, existen algunas contradicciones. Según el juez, Valencia afirmó que asesinaba a las víctimas cuando se negaban a sostener relaciones sexuales con él. Asimismo se refirió a algunos errores que se cometieron en el debido proceso y que habrían vulnerado los derechos de Fredy Armando Valencia.

Testimonios de algunos expertos forenses sostienen que sí pudo haber existido acceso carnal violento por parte de Fredy Valencia. En la investigación se encontraron residuos biológicos en algunos cuerpos.

Cuerpos desnudos, ataduras, posiciones de indefensión y sexualizadas y mordazas evidentes no fueron determinantes para comprobar que existió el delito. Por lo que el juez tuvo que absolver a Fredy Valencia del delito de acceso carnal violento, debido a que las pruebas no son indicativas de que antes de asesinar a sus víctimas también las abusó.

​Por las muertes el procesado aceptó su responsabilidad, pero por los delitos sexuales no lo hizo y la Fiscalía continúa la investigación, con la que se relaciona el recurso a interponer.