Skip to main content

La Habana: bodeguero vende mandados de vecinos y se va del país

Galán García regresó el 24 de diciembre al establecimiento y, para su sorpresa, su libreta de racionamiento no aparecía como una de las afectadas tras el robo del bodeguero

Actualizado: 28 December, 2022

 

Un bodeguero de la zona del Sevillano, en La Habana, vendió los mandados de sus clientes en el mercado informal y se fue del país, denunció en redes sociales Ana Ivis Galán García, una de las afectadas.

Según contó Galán en Facebook, el incidente ocurrió en octubre y hasta el 23 de diciembre, dos meses después, fue que las autoridades comenzaron a vender la reposición de los productos robados. Además, la venta se realizó en otro establecimiento.

Ese día la recibió "muy amablemente el bodeguero de Cervantes y Calle Inglés, pero no podía atendernos porque el camión del módulo de comida lo estaba esperando y a esa hora el buen señor buscaba los brazos de sus vecinos para que lo ayudaran a descargar. O sea, ¿q ya los transportistas y distribuidores no incluyen la descarga de las mercancías?", se preguntó la cubana.

Galán García regresó el 24 de diciembre al establecimiento y, para su sorpresa, su libreta de racionamiento no aparecía como una de las afectadas tras el robo del bodeguero.

"Luego de exigir y exigir y bien, el compañero que ayudaba al atento bodeguero, con su frescura en la cara nos dice que no puede despacharnos porque él mismo fue a la bodega, hizo el censo de las libretas "afectadas" y la nuestra no aparece", añadió.

La mujer se dirigió a su bodega del Sevillano a reclamar ante la nueva bodeguera, pero no obtuvo respuesta y sus productos siguen sin aparecer.

"Finalmente nadie tuvo una respuesta. Le dejé la libreta a una vecina-familia quien me aseguró que sí, que ella había dado el número de la libreta nuestra y dejé los mandados del ROBO en su manos para que, si por fin aparecían, ella los cogiera. Es una familia a la que estimo, que nos ha ayudado siempre, y que los necesita: su mami es diabética, hoy con un miembro amputado y fue casi enfermera del barrio, destacada internacionalista, dedicada a su familia y toda una vida entregada a este país. Me sentí tan molesta, burlada, robada, ofendida, por todos", concluyó Galán García.

Este mes ADN Cuba reportó otro problema con una libreta de racionamiento. Se trataba del caso de la anciana Rosalía Valdés, de 73 años, quien denunció que, al vender su apartamento y mudarse a una nueva vivienda en la provincia de Sancti Spíritus, las autoridades le quitaron la libreta de abastecimiento.

Valdés, con padecimientos de asma, diabetes e hipertensión, obtenía a través de la libreta de abastecimiento productos como leche y carne, esenciales en su dieta, que ahora no tiene.

La anciana explicó que se ha dirigido al gobierno local, a la OFICODA y a Comercio en busca de respuestas. En esta última institución alegaron que "eso era una ley que había, que si yo había vendido mi apartamento no podía tener libreta".


Actualidad