Capablanca es el ajedrez mismo

 

El periodista y escritor Miguel Ángel Sánchez presentó una nueva biografía en dos tomos de José Raúl Capablanca, el genio cubano del ajedrez y Campeón Mundial del juego ciencia, el sábado 20 de julio, a las 3:00 de la tarde en el Café Demetrio de Coral Gables, ante una interesada y numerosa concurrencia.

“Es tremendo que un país pequeño como Cuba haya podido dar un genio de esa magnitud”, expresó el autor de una extensa biografía sobre el mejor jugador cubano de todos los tiempos, que obtuviera el Campeonato Mundial del juego ciencia en su ciudad natal, La Habana de 1921 arrebatando el título al alemán Emanuel Lasker. “Cuando Capablanca surge en el ajedrez –explicó Sánchez- había un caldo de cultivo en La Habana, es decir, La Habana no era un páramo para el mundo ajedrecístico. En La Habana se disputaron, a finales del siglo XIX, dos campeonatos mundiales de ajedrez”. 

Miguel Ángel Sánchez ha dedicado 40 años de su vida a estudiar al Gran Maestro cubano, y a seguirle el rastro, porque “Es imposible hablar del ajedrez y no hablar de Capablanca. Es imposible hablar de música y no hablar de Mozart. Capablanca es el ajedrez mismo. En algún momento yo he escrito que el ajedrez antes de Capablanca era un ajedrez incompleto. 

Por eso uno de los grandes campeones mundiales de todos los tiempos, el ruso Mijaíl Botvinik, dice que “es imposible comprender el mundo del ajedrez si uno no viera el mundo del ajedrez con los ojos de Capablanca”.

 

Miguel Ángel Sánchez

 

Esta nueva edición de “Capablanca. Leyenda y realidad”, editada por Casa vacía, consta de dos tomos: “Tomo I. El rey coronado”, y el “Tomo II. El rey destronado”. El autor también ha publicado una versión de su investigación en inglés “José Raúl Capablanca: A Chess Biography” que presentó el sábado igualmente, pero advirtió a los asistentes que “Y este libro contiene muchísimos más elementos que la edición en inglés… ¿Por qué? Porque el hecho de publicar un libro en una editorial tan importante para el mundo ajedrecístico como este, hizo que yo estuviera en contacto, por primera vez realmente, con historiadores de ajedrez de todas partes del mundo. Y esos historiadores de ajedrez me facilitaron una gran cantidad de nueva información que yo absolutamente desconocía. Es decir, el primer libro me facilitó haber podido ampliarlo para este segundo libro. Esta edición de Capablanca, en español, es sin lugar a dudas, la más completa de todas. Es la más completa porque tiene documentación nueva que hace cuatro años, nada más que cuatro años, yo no la conocía”.

Miguel Ángel Sánchez

La admiración que Miguel Ángel Sánchez ha sentido toda su vida por Capablanca tuvo su primer fruto en La Habana de 1976, donde ganó un concurso literario. Nunca se alejó de su biografiado, y a la par que recorría el mundo, iba rastreando los pasos del asombroso maestro, porque “Capablanca vivió muchos años fuera de Cuba. Vivió en Nueva York, vivió en Londres, vivió en Paris. Fue un viajero incansable como parte del cuerpo diplomático cubano, que muchas personas desconocen que él formaba parte del cuerpo diplomático cubano. Y también por ser una de las principales figuras del ajedrez del mundo”.

Pero “Capablanca. Leyenda y realidad” no es solamente un espléndido libro que recorre el ajedrez mundial, ni una biografía al uso. Miguel Ángel ha hecho de esta obra también una indagación sobre la formación de nuestra nacionalidad cubana con la historia de la familia española que llega a La Habana colonial como miembros del ejército español, a quienes sigue la pista en la península desde mucho antes en un capítulo nuevo que “Habla de los Capablanca en España, y el primero que viaja a Cuba como militar español, qué hizo en Cuba. Después, cómo esa familia se reprodujo, ese capítulo que se llama “La saga de Tadeo”, un capítulo histórico, que no hubiera yo podido escribir si no hubiera sido por la ayuda de Fernando Capablanca. Estos aspectos del libro, de esta nueva edición en español. Han transcurrido cuatro años desde que este libro se presentó en Estados Unidos por primera vez en inglés. 

La documentada biografía de José Raúl Capablanca, el niño prodigio que está considerado unánimemente como “el mejor jugador de ajedrez de todos los tiempos”, que solamente perdió 36 partidas en su carrera, es también un poco la historia del siglo XX. Y es de alguna manera un libro que respira orgullo en cada página. El asombro de armar paso a paso la vida completa del hombre que puso a la isla de Cuba en boca del universo, y que ese sentimiento continué más allá de la muerte del genio, aquel 8 de marzo de 1942 en el Hospital Mount Sinaí de Manhattan.