Skip to main content

Anamely Ramos pide que EEUU publique con quién se reunió Mendrala en Cuba

Anamely Ramos, desterrada de Cuba por su activismo, pidió transparencia respecto al encuentro en La Habana entre miembros de la sociedad civil y Mendrala, alta funcionaria de Biden

Actualizado: 18 November, 2022

 

Anamely Ramos, desterrada de Cuba por su defensa de los derechos humanos, pidió este viernes transparencia respecto al encuentro en La Habana entre miembros de la sociedad civil y Emily Mendrala, subsecretaria adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado norteamericano.

La subsecretaria de Estado viajó esta semana a la isla para negociar el martes 15 de noviembre con el viceministro de Relaciones Exteriores, Carlos Fernández de Cossío, sobre “los Acuerdos Migratorios (…) y un mayor respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales en Cuba”, según la Embajada estadounidense. Un día después, varios familiares de condenados por las protestas de julio de 2021 fueron cercados y detenidos por la policía para impedirles llegar a un encuentro con la funcionaria estadounidense.

En una publicación de Facebook, Anamely Ramos manifestó hoy: “La delegación encabezada por Emily Mendrala no pudo reunirse con familiares de presos porque estos fueron secuestrados durante horas. Se reunió al parecer con activistas y periodistas un día después”.

La profesora de arte se refiere a un tuit publicado el jueves 17 de noviembre por la Embajada de EE. UU. en La Habana, en agradecimiento a Mendrala “por apoyar los derechos humanos y la libertad de expresión al reunirse con periodistas independientes y representantes de la sociedad civil”. Sin embargo, casi nada ha trascendido sobre los asistentes y los temas tratados.

“Creemos que es coherente que se informe de manera transparente sobre estos encuentros y también sobre los encuentros oficiales que se sostuvieron y sus resultados”, pidió la activista.

“Lo más insultante de toda esta movida del deshielo es la prepotencia que entraña: ignorar a la sociedad civil cubana para decisiones o reuniones de las partes (que no están en igualdad de condiciones en ningún sentido); escuchar criterios a discreción no solo de personas sino también de proyectos de esta misma sociedad civil organizada que genera investigaciones y datos; cero transparencia del proceso”, opinó Ramos.

José Raúl Gallego, periodista y académico cubano residente en México, también pidió transparencia sobre la reunión de la alta funcionaria. “El día anterior fueron apresados y reprimidos familiares del 11J (...) y luego se produce este encuentro con 'periodistas independientes y representantes de la sociedad civil'. ¿A quiénes permitieron llegar? ¿Qué se discutió allí?”, cuestionó en Twitter.

Por su parte, Anamely Ramos afirmó que los más de 1000 presos políticos existentes en la isla “están siendo utilizados en un arreglo entre estados que no tiene en el centro el tema de los derechos humanos, violados, en Cuba”.

Ramos también critica que, en las últimas semanas, varias delegaciones del gobierno norteamericano han visitado la isla, y que además hubo contactos entre funcionarios del régimen con representantes de la ONU y la Unión Europea.

“El mundo, prensa incluida, está validando unos supuestos cambios en Cuba que todos sabemos que no están ocurriendo. Y lo triste es que son los presos y sus familias no solo los que se llevan la peor parte, sino los que son usados de un lado a otro de una forma realmente asquerosa, de la misma forma que durante décadas se ha usado la miseria o las muertes en el mar de los cubanos”, agregó Ramos.

De acuerdo con la intelectual y activista, “el totalitarismo genera una ficción social y la valida. A ella todo ha sido sacrificado dentro de Cuba. Lo terrible es cuando te das cuenta de que fuera también la ficción está triunfando, contra toda ética, humanismo, incluso contra toda lógica, en un momento en que la dictadura se tambalea por muchas razones que sería muy largo enumerar. Incluso hunden una lancha, asesinan a personas, una niña incluida y el mundo escoge creer a los asesinos”.

“Muy mal sabor va dejando todo este proceso del acercamiento [EE. UU.-Cuba] y, tal vez a diferencia de otras ocasiones, hay muchos que se han dado cuenta y están alertando hace meses. No tener memoria nos ha llevado adonde estamos”, concluyó la activista.


Política