Cuba Posible se despide 'en medio de la mayor oscuridad de la noche'

Con metáforas. Así fue como los fundadores del Laboratorio de Ideas Cuba Posible han anunciado que cierran el proyecto dirigido por Roberto Veiga González y Lenier González Mederos por el "tránsito" de lo que denominaron "'un desierto muy árido' y en medio de 'la mayor oscuridad de una noche'".

"Un conjunto de actores ha empleado todos los mecanismos y métodos de instituciones poderosas (dentro de Cuba, desde donde laboramos, y fuera de la Isla, donde hemos querido asegurar condiciones mínimas capaces de facilitar el desempeño de la Asociación) para deshacer nuestras oportunidades de trabajo", declarara un comunicado en su página oficial.

Similar ambigüedad "contamina" también la declaración sobre el cambio en las condiciones de trabajo de la institución, que durante años defendió posiciones cercanas al oficialismo.

"Esta obstinación ha llegado a desarticular y quebrantar, de manera aguda, las más elementales condiciones internas necesarias para desarrollar el trabajo, así como la red de colaboradores y las interlocuciones dentro de la Isla. Asimismo, ya ha quebrantado, además, significativas interlocuciones fuera de la Isla e importantes apoyos extranjeros, y desde hace tiempo resulta imposible acceder a financiamiento y en lo adelante será casi imposible lograrlo", añadieron.

Ante lo que describieron como "consecuencias negativas" que "desde hace años" y "de manera progresiva afectan el universo" de su labor y "las vidas personales de los implicados" acordaron "cancelar la Asociación inscrita en España; pues ella, aun sin financiamiento y sin trabajar, costaría una cifra financiera imposible de poseer".

Asimismo, disuelven la Asamblea y la Junta Directiva y en cuanto a su página web, que "posee graves afectaciones técnicas y de programación", quedará funcionando como archivo.

Para los fundadores del proyecto, Cuba Posible constituye "un 'espíritu' imposible de suprimir de la historia" y se comprometieron a seguir "ofreciéndolo todo, en cada momento, a favor de esa Casa Cuba, fundamento de la República que necesitamos".

"Es por eso que Cuba Posible, aun en tales condiciones, no desaparecerá, no dejará de acompañar al país. Persistirá, al menos, en la búsqueda de una 'mini-confluencia' entre 'opiniones diversas' sobre 'cuestiones medulares' de la sociedad cubana, y siempre a partir de la lógica de una 'convivencia dialéctica' entre cubanos, así como entre Cuba y el mundo", sostuvo el comunicado.

El proyecto Cuba Posible, fue catalogado por Miguel Díaz-Canel, cuando ejercía de vicepresidente, como parte de "la oposición leal" al sistema cubano.