Skip to main content

Tras manifestaciones pacíficas aumentan a 1026 los presos políticos en Cuba, según ONG

“La dictadura cubana ha activado un amplio despliegue (…) para reprimir a los manifestantes con una violencia brutal”, denuncia Prisioners Defenders

Actualizado: 10 October, 2022

 

Luego de la represión a las manifestaciones pacíficas de las últimas semanas en Cuba, exigiéndole al régimen del Partido Comunista mejores condiciones de vida y “libertad”, se elevó a 1026 el número de presos políticos en la isla, según el último informe de la organización de derechos humanos Prisioners Defenders (PD).

“Tras la nueva ola de protestas en los últimos meses, la dictadura cubana ha activado un amplio despliegue de policías y militares, algunos en ropa de civil, pero con botas de campaña que desvelaban su pertenencia militar, para reprimir a los manifestantes con una violencia brutal”, afirmó la ONG con sede en Madrid, España.

“Con 36 nuevos presos políticos en septiembre, ya son 1026 los prisioneros políticos hoy en Cuba”, denunció PD. La institución agrega que, durante los últimos 12 meses, un total de 1261 personas son presos políticos.

De acuerdo con Prisioners Defenders, los detenidos por manifestarse entre finales de septiembre e inicios de octubre, podrían ser juzgados por delitos “comunes” como Desórdenes públicos, Desacato y Resistencia. Estos cargos del Código Penal de Cuba han sido “calificados hasta la saciedad por Naciones Unidas como inválidos en el marco de la legislación penal internacional”, agrega la organización independiente.

Sobre los presos políticos “verificados” por PD, se afirma en un comunicado que “todos ellos son torturados, como demostró el estudio pormenorizado de 101 casos aleatorios denunciado por Prisoners Defenders ante el Comité Contra la Tortura de las Naciones Unidas (CAT) y los reproches públicos del CAT tras las denuncias de la sociedad civil, que se materializaron en su informe posterior de mayo sobre la situación de la tortura en Cuba”.

Se mantiene una alta cifra de encarcelados políticos y de conciencia, a pesar de que, según los datos cotejados por Prisioners Defenders, “han salido de prisión un total de 234 presos políticos en este mismo período [de un año], la inmensa mayoría por cumplimiento de condena y bajo fuertísimas amenazas”.

Entre los prisioneros actuales, PD menciona a “29 niños y 5 niñas” que estarían cumpliendo sentencia o en medio de procesos. La ONG hizo énfasis en el caso de Jennifer Medina Ávalos, de 15 años de edad, residente en Cruces, en la provincia de Cienfuegos.

De acuerdo con la organización, Medina Ávalos fue detenida en una protesta para ser enviada, primero, a “una prisión de máxima seguridad y ahora se encuentra en una prisión para menores, centros de carácter totalmente penitenciario que eufemísticamente se denominan 'Escuelas de Formación Integral'”.

Además, “16 de los menores están siendo procesados o han sido ya condenados por 'Sedición'. La pena media de estos menores condenados por sedición es de 5 años de privación de libertad, un castigo en promedio superior al que sufrían, antes del [levantamiento popular del] #11J, los adultos en prisión política”.

Según el informe de PD, 181 manifestantes de su lista fueron acusados de sedición y al menos 171 han sido sentenciados a un promedio de 10 años y dos meses de privación de libertad cada uno.


Derechos Humanos