Skip to main content

Cuba: denuncian abusos contra pastor evangélico y reportero independiente, presos políticos del 11J

Lorenzo Rosales y Jorge Bello Domínguez, condenados por las protestas antigubernamentales de 2021, sufren abusos y acoso en las cárceles donde cumplen sentencia

Actualizado: Fri, 02/03/2023 - 14:03

 

Familiares de los presos políticos cubanos Lorenzo Rosales Fajardo y Jorge Bello Domínguez, condenados por las protestas antigubernamentales de julio de 2021, denuncian que sufren abusos y acoso en las cárceles donde cumplen sentencia y que son castigados con mayor rigor por oponerse abiertamente al régimen.

Rosales, un pastor evangélico, fue condenado a siete años de prisión por los presuntos delitos de desacato, desordenes públicos y atentado, cargos comunes que utilizó el régimen para castigar al religioso tras manifestarse en la localidad de Palma Soriano, en la provincia de Santiago de Cuba

Rosales fue trasladado desde Boniato, penal de máximo rigor de Santiago de Cuba, a la cárcel La Caoba, ubicada a siete kilómetros del centro de la ciudad de Palma Soriano. Allí lo siguen maltratando y no le dan los beneficios que se conceden normalmente en ese régimen de mínima seguridad, según declaró su esposa Maridilegnis Carballo al Consejo de Relatores de Derechos Humanos a través del activista Juan Carlos González Leyva, informó Radio Televisión Martí.

Además, González Leyva dijo a ese medio que “el pastor Lorenzo Rosales Fajardo, quien pertenece al movimiento apostólico, en la prisión tiene que realizar duras labores agrícolas en contra de su voluntad, de sol a sol, y por un mísero salario. Es un trabajo esclavo. También se mantienen los sentimientos de odio y de venganza en su contra por parte de los directivos de esa cárcel".

Por otra parte, el reportero independiente Jorge Bello Domínguez alertó el miércoles a su madre Martha Domínguez a través de una llamada telefónica desde la prisión Combinado del Este, en La Habana para que supiera que su hijo “sigue siendo acosado por parte de las autoridades penitenciarias”, informó el medio.

El comunicador fue condenado a 15 años de cárcel por su participación en las protestas del 11J en Güira de Melena, provincia de Artemisa, acusado de los presuntos delitos de “sabotaje con carácter continuado”, “robo con fuerza”, “desórdenes públicos” y “desacato”.

Sobre las condiciones en que se vive en la prisión la madre del periodista declaró: “con Jorge lo que está pasando es que la alimentación en el penal cada día es peor, han reducido las raciones al 50 %, mi hijo que sufre de diabetes no le están dando la dieta que le pertenece a un enfermo como él, también le dan la comida en horarios irregulares, lo están matando de hambre (...). Es abusivo lo que tienen en la cárcel, ya es demasiado lo que está pasando".

Domínguez advirtió, además, sobre el deterioro de la salud de su hijo, quien "cada día pierde más visión en ese lugar y no lo han llevado a un oftalmólogo, ni, al menos, le han medido la vista".

Según contó, los oficiales del régimen en la cárcel “ignoran sus reclamos” aunque los haga “insistentemente”. "Los medicamentos tenemos que llevárselos desde la calle porque allí no hay nada, mi hijo no tiene ni tirillas para medirse el nivel de insulina, yo le lleve un aparato que compré y se rompió”, dijo la madre.

La cifra de detenciones verificadas en el contexto de las protestas antigubernamentales de julio de 2021 asciende, al menos, a 1 540 personas arrestadas, según informó esta semana el grupo defensor de los derechos humanos Justicia 11J.

Estos números "solo representan un subregistro de las cifras reales de detenidos, que únicamente podrán ser obtenidas con la mediación de instancias internacionales que reclamen información transparente, exigiendo al Estado cubano el cumplimiento de normativas internacionales, tratados, pactos y acuerdos de diálogo político", advirtió el grupo de activistas en un informe publicado en conjunto con el Centro de asesoría legal Cubalex.


Derechos Humanos