Skip to main content

Espía Ana Belén Montes pasó información a Fidel Castro que pudo llegar a Saddam Hussein

Ana Belén Montes pasó a Fidel Castro información clasificada sobre un programa satelital secreto. La principal espía de Cuba capturada en Estados Unidos será liberada en enero

Actualizado: Fri, 12/23/2022 - 18:30

 

La principal espía de Cuba capturada en Estados Unidos, Ana Belén Montes, pasó a Fidel Castro información clasificada sobre un programa satelital secreto que los investigadores creen que el dictador pudo transmitir a su par iraquí Saddam Hussein, según un reporte publicado el jueves por el El Nuevo Herald.

Además, de acuerdo con declaraciones de la espía tras su arresto, el 21 de septiembre de 2001, ella estaba dispuesta a pasar secretos militares sobre la guerra de Estados Unidos en Afganistán si se lo pedían desde La Habana, aun cuando esa filtración de inteligencia pudiera resultar en la muerte de soldados estadounidenses en el terreno.

Antes de ser detenida, Montes fue considerada durante más de 15 años la principal analista sobre Cuba en la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA, por su sigla en inglés), con sede en el Pentágono. La funcionaria, hija de puertorriqueños, envió a sus jefes en La Habana “información clasificada sobre un programa satelital secreto estadounidense que era tan sensible que a los fiscales se les prohibió usarla si el caso llegaba a juicio”, según la nota de El Nuevo Herald.

De acuerdo con el medio citado, esa información no estaba relacionada con Cuba, y los agentes del FBI “creen que Fidel Castro probablemente se la pasó a otros adversarios extranjeros, como el iraquí Saddam Hussein”.

“Esa fue la inteligencia no humana más dañina que proporcionó a los cubanos y probablemente a otros adversarios. Y yo la encontré”, declaró al Herald el oficial retirado del FBI Peter Lapp, quien encabezó la operación encubierta para entrar al departamento de la espía y copiar los archivos de su computadora.

Lapp encontró pruebas de que en 1997 Montes comunicó información a sus contactos cubanos que comprometían un multimillonario “programa de acceso especial” administrado por la Oficina Nacional de Reconocimiento de Estados Unidos, una agencia independiente a cargo de desarrollar y operar los satélites espías.

Ahora, Ana Belén Montes se prepara para salir de una cárcel federal en Texas el próximo 8 de enero de 2023, tras cumplir su sentencia de 25 años por conspiración para cometer espionaje.

Lapp, que junto a la periodista Kelly Kennedy es coautor del libro La Reina de Cuba: la verdadera historia sobre como una espía perfecta evadió la detección por 17 años, ha dicho que cree que la principal motivación de Montes para trabajar para Castro no fue, como ella afirmó, un sentido de la injusticia de las políticas estadounidenses hacia la isla y Latinoamérica.

El exagente opina que tras el espionaje de Montes radica un “profundo antiamericanismo”,  probado por el hecho de haber transmitido información que no ayudó a proteger a Cuba de una posible agresión, sino que el dictador caribeño probablemente trasmitió a otros enemigos de Estados Unidos para su beneficio.

“Ella es antiamericana; ella odia nuestro país. (…) Cuba era solo el conducto de ese odio”, afirmó Lapp, citado por el Herald.


Crimen y Corrupción