La XIII Bienal de La Habana llega… con un año de retraso

La venidera edición de la Bienal de la Habana, prevista a celebrarse del 12 de abril al 12 de mayo de 2019, luego de las polémicas causadas por su suspensión al año pasado, la alternativa Bienal 00 y el Decreto 349, se promociona hoy desde la institución, como una fiesta de las artes visuales y en homenaje al 500 aniversario de la ciudad, haciendo oídos sordos al reclamo de los artistas, que hablan sobre la necesidad de una reinvención.

La mayor cita de las artes visuales en Cuba, con presencia confirmada para esta ocasión de más de 300 artistas, y proyectos de 52 países, se ha caracterizado a lo largo de sus 35 años por ser espacio aglutinador de las más diversas expresiones y tendencias del arte contemporáneo, y en esta jornada que se aproxima, a pesar de encontrarse más controlada que nunca por las autoridades de la isla, se espera sobrepase a las ediciones anteriores.

Los creadores cubanos desde hace algunas semanas se encuentra inmersos en la presentación de los diferentes proyectos, y entre los exponentes de la vanguardia que son esperados y seguidos por el público, destaca el artista cubano Luis Manuel Otero Alcántara, quien en conversación con ADN Cuba, dijo estar trabajando en dos proyectos, y sin detenerse a dar detalles, adelantó que el primero serán un homenaje a la libertad, y el otro una mirada a las tendencias actuales de la moda en Cuba.

Por otro lado, esta nueva edición ha provocado intensos debates a todos los niveles, debates que van desde el mal llamado "intrusismo", hasta la falta de un mercado que brinde la oportunidad de hacer negocio a los artistas, pasando por la profunda crisis en que se encuentra la institución y el distanciamiento con la esencia originaria de la bienal, suerte de campo de batalla donde sin lugar a dudas los grandes perdedores serían las artes y la cultura cubana.

XIII Bienal de La Habana, Cuba

Desde el mismo lema con que se promociona, "La construcción de lo posible", se puede vislumbrar toda la carga política y el deseo del gobierno de tener la fiesta en paz, pero es que este lema también abre una puerta a la polémica, porque en la misma esencia del arte está la necesidad de soñar y construir lo imposible.

En esta ocasión, además del espacio "Detrás del muro", que ya se va haciendo habitual en la avenida del Malecón, la bienal expandirá su circuito expositivo hacia la conocida calle Línea, como también lo hará hacia cuatro provincias del país: Pinar del Río, Matanzas, Cienfuegos y Camagüey, aunque las sedes principales se mantendrán en La Habana, a saber: el Museo Nacional de Bellas Artes, el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam, la Universidad de las Artes, la galería Factoría Habana, el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales y el Taller Chullima del curador y artista Wilfredo Prieto.

Se podrán apreciar los trabajos de importantes figuras de la escena contemporánea como Reena Kallat, Maya Watanabe, Guy Wouete y Tania Candiani, y de los Premio Nacional de Artes Plásticas Manuel Mendive, Roberto Fabelo, René Francisco Rodríguez, José Manuel Fors, José Villa Soberón, Pedro de Oraá, Pedro Pablo Oliva, Eduardo Ponjuán y José A. Toirac.

Cabe destacar que en la cita el renombrado artista maliense Abdoulaye Konaté recibirá el Doctorado Honoris Causa por parte del Instituto Superior de Arte en Cuba (ISA).