Maduro pidió a las venezolanas tener seis hijos por la patria

 

“¡A parir, pues, a parir! Todas las mujeres a tener seis hijos, todas. Que crezca la patria." Esto fue lo que dijo el gobernante de Venezuela, Nicolás Maduro, el pasado 3 de marzo, durante un acto realizado para verificar los avances del llamado plan de parto humanizado, aprobado el 11 de mayo de 2017.

En medio del acto, que fue difundido en cadena de radio y televisión, Maduro conversó con una mujer embarazada que le dijo que tenía cinco hijos y estaba que daba a luz al sexto; luego que la mujer pronunció estas palabras, el gobernante celebró lo que acaba de escuchar y le dijo: “¡Qué Dios te bendiga por haberle dado a la patria seis muchachitos y muchachitas. Las mujeres están hechas de parir”.

Las palabras de Maduro desataron una oleada de críticas en redes sociales. Una de las más destacadas provino de la ONG feminista Caledio Humano, Gabriela Buada, quien dijo: “Hoy nos mandan a parir para hacer crecer la patria. Pequeño detalle es que nuestros úteros no tienen garantía de que esos niños tendrán derecho a la salud, a la educación o a la vida dignidad. Misoginia, machismo y violador. Retroceso en todas sus formas”.

Es de recordar que Maduro invita a parir a las venezolanas en un país que actualmente atraviesa una crisis económica, que ha llevado a que más de la mitad de su población sea definido como pobre. Pues de acuerdo a un informe difundido en enero por el Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas uno de cada tres venezolanos está en riesgo alimentario y 7,9% de ellos están en riesgo severo.

Por su parte, la feminista Luisa Kislinger, quien forma parte de la ONG de Mujeres en línea, también rechazó con un mensaje colgado en su cuenta de Twitter lo dicho por Maduro: “Esto confirma lo que hemos venido alertando: para el régimen, las mujeres cuentan sólo en tanto paridoras y mano de obra gratis. Su intención nunca ha sido lograr su autonomía económica, ni física, mucho menos reproductiva. Su feminismo es de cartón. Así se celebra el día de la mujer en Venezuela”, dijo la activista.

 

 

Otras organizaciones que salieron a condenar el mensaje del gobernante fue la ONG Mérida Feminista. El grupo activista en defensa al derecho de las mujeres señaló que “en el contexto de la crisis humanitaria, ser madre ha dejado de ser una elección autónoma debido a la escasez de anticonceptivos. Exigimos respeto a todas las mujeres y a nuestra independencia como individuos, más allá del ejercicio de la maternidad. Merecemos poder elegir si y cuándo ser madres. Somos más que nuestros úteros”.

 

Los bebés venezolanos se enfrentan a sobrevivir a la pobreza

Unicef advirtió en junio de 2019 que un tercio de los niños venezolanos necesita ayuda humanitaria en Venezuela. "Son 3,2 millones de niños que requieren urgentemente comida, medicinas y educación porque el impacto de la devastadora crisis económica y política hace que no tengan acceso a los servicios básicos y se hayan revertido décadas de progresos en el país”, dijo la organización mientras hacía llamado a recaudar 70 millones de dólares para atender las necesidades de los infantes. 

En un comunicado, la directora ejecutiva de la organización de las Naciones Unidas para la Infancia, Henrietta Fore, aseguró que la recaudación de los fondos solicitados tenía como  atender de forma urgente a 900.000 pequeños que para el momento estaban en condiciones críticas de desnutrición y supervivencia.

Este promedio de desnutrición ha generado el incrementó un 40 por ciento entre 2008 y 2016 de la mortalidad infantil. De acuerdo con un estudio publicado en enero de 2019 por la revista científica británica The Lancet Global Health, la cual informó que en 2016 se registraron 21 muertes por cada 1.000 nacidos vivos y destacó que Venezuela "es el único país en Suramérica en el que ha vuelto a aumentar la tasa de mortalidad infantil a niveles de los años 90". Por su parte, Unicef indica que la mortalidad infantil en el país caribeño aumentó 50 % entre 2014 y 2017.

Pero no solo los niños son víctimas de la desnutrición, pues según un estudio realizado por la ONG Cáritas reveló el 43 % de las mujeres embarazadas evaluadas en seis estados, durante un período de 2018, reportaron desnutrición aguda.


En Cuba las mujeres también sufren para mantener a sus pequeños

El sistema de salud en Cuba exige a las gestantes una alimentación balanceada, pero conseguir proteínas, vegetales y frutas frescas, huevos, leche y yogurt. Sin embargo, al igual que Venezuela el elevado precio de los alimentos, los bajos salarios que hay en la isla impiden concentrarse en la alimentación correcta.

Aunque a las embarazadas el régimen les garantiza un kilogramo de carne de res y 10 huevos al mes, que son distribuidos a través de la libreta de abastecimiento, como la caja Clap que da el gobierno de Nicolás Maduro, el resto corre por las familias, y allí es donde comienzan los problemas, según refieren especialistas. 

La realidad de Cuba ha hecho que se haya reportado un descenso de la natalidad en Cuba.  Según un estudio de Míriam Gran Álvarez y Libia López Nistal, especialistas en Bioestadísticas, en 1990 la mujer cubana tenía como promedio cuatro hijos, pero en 2001 este descendió hasta 1,60. 

Aunque en Venezuela no se cuenta con cifras actualizadas, líderes feministas explican que un gobernante de un país como Venezuela incitar a tener hijos es un error.