Detienen a seis militares y un camarero del palacio presidencial de Maduro que portaba explosivos
En un video difundido por las redes sociales el camarero Castillo García, señala que los uniformados le habrían entregado más de un kilo de C4 y varios detonadores para ejecutar el plan.
El mandatario ofrece rueda de prensa desde el Palacio de Miraflores, Caracas, ante medios nacionales e internacionales. | Foto: @PresidencialVen
 

Reproduce este artículo

Una pareja de esposos que pertenecen a la Armada Bolivariana y cuatro militares más, fueron detenidos el pasado 23 de diciembre por la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM), por estar relacionados con un supuesto plan que iba a ejecutar un camarero del Palacio de Miraflores (Venezuela), capturado con explosivo C4 en su poder.

La Capitán de Navío, Zoranyi Salazar Maldonado, y su esposo, también Capitán de Navío, Ronald Jorge, muy identificados con la revolución bolivariana, se encuentran en los sótanos de la Dgcim bajo sospecha de un plan terrorista contra Nicolás Maduro. Otro de los militares implicados es el capitán del Ejército Alfredo Saba Peña Díaz.

Dani José Castillo García, camarero adscrito al Palacio de Miraflores, fue detenido el pasado 19 de diciembre. Según el periodista Eligio Rojas del periódico Última Noticias, al sujeto de 49 años de edad le “incautaron un kilo 20 gramos del explosivo C4, de acuerdo con fuentes militares”.

Este periódico es uno de los medios de propaganda que usa el régimen de Nicolás Maduro para difundir información interesada. Si algo caracteriza particularmente al gobierno de Maduro es el cierre de las fuentes de información, reportó Infobae.

La detención del camarero se habría producido la semana pasada en Puente Llaguno, lugar que queda a unos metros del Palacio presidencial, por una Brigada Motorizada de las tenebrosas Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), un escuadrón élite de la policía venezolana que es considerada como "grupos de exterminio" o "escuadrones de la muerte".

Lo que relató el periodista Rojas es que el explosivo estaba dividido en nueve trozos. “También le decomisaron 11 detonadores no eléctricos; 2 detonadores engargolados y una mecha de seguridad de un metro 162cm”, dijo.

El Tribunal ya imputó, por terrorismo, asociación para delinquir y tráfico de explosivo, al camarero Castillo García, a quien ordenaron enviar a la cárcel de El Rodeo.

En el video con una declaración del camarero, que circuló por redes sociales, Castillo García asegura que trabaja en el Palacio de Miraflores desde el 2001. “Tengo 19 años laborando allá. Actualmente estoy destacado en puesto de comando presidencial de 9 de la noche a 7 de la mañana; ahí se presta el servicio a ministros, viceministros, directores del despacho”, afirma.

Identifica como su jefe inmediato al capitán (Ej) Jack Son Andrade. “El jefe de la División es el capitán de fragata Gari Romero”. Sobre el motivo de su detención manifestó que “me encontraba haciendo una transacción por un explosivo que me entregó mi compañera de trabajo, Jenifer Osuna, que era de su esposo el capitán Alfredo Peña”, dice Castillo García.

Días antes de la detención de Salazar Maldonado y su pareja, la Dgcim realizó tres allanamientos de manera simultánea: uno fue en el Ambulatorio Militar de La Rosaleda en Los Teques (Miranda), donde la capitán es la Jefa de Servicio, otro en un apartamento de la pareja en San Antonio de los Altos, y el tercero en un inmueble de los padres de Salazar Maldonado en Los Teques.

La capitán Zoranyi Salazar Maldonado es oficial activa de la Armada Bolivariana, además médico egresada de la Universidad Central de Venezuela, ocupando el cargo de Jefe de Operaciones Autoridad Única Militar Municipio Los Salias, estado Miranda, en el Ambulatorio militar La Rosaleda.

Salazar fue la doctora que en una oportunidad atendió al entonces presidente Hugo Chávez cuando presentó un problema en la piel. Su esposo, el capitán de Navío Ronald Jorge, por su parte, también identificado con el chavismo, durante el Golpe de Estado del 11 de Abril era Alférez de Fragata. No se sabe qué indicios tienen los cuerpos de Inteligencia para vincularlos con el caso del explosivo del camarero.