Trump confirma muerte del hijo de Osama Bin Laden

El presidente Donald Trump dejó saber en un comunicado difundido recientemente por el departamento de comunicación de la Casa Blanca que fuerzas militares de Estados Unidos mataron a Hamza bin Laden, hijo del desaparecido líder de Al Qaeda, Osama bin Laden.

“Fue asesinado en una operación antiterrorista de los Estados Unidos en la región de Afganistán / Pakistán. La pérdida de Hamza bin Ladin no solo priva a al-Qaeda de importantes habilidades de liderazgo y la conexión simbólica con su padre, sino que socava importantes actividades operativas del grupo”, dejó saber el mandatario norteamericano en el comunicado.

El magnate republicano expresó además que “Hamza bin Ladin fue responsable de planificar y tratar con varios grupos terroristas”.

La acción que acabó con su vida ocurrió en algún momento de los últimos dos años, comentaron los funcionarios, sin embargo la confirmación se hizo saber recientemente. La última declaración pública conocida de Hamza bin Laden fue realizada por el brazo de medios de Al Qaeda en 2018. Dicho mensaje, fue una amenaza a Arabia Saudita donde incitaba a la población de la península arábiga a que se rebelara.

Se supone que Hamza bin Laden nació alrededor de 1989. Su padre, quien se mudó a Afganistán en 1996 le declaró la guerra a los Estados Unidos.

Hamza acompañó a su padre apareciendo en videos de propaganda de al Qaeda como líder de al Qaeda junto a su progenitor, quien supervisó las operaciones que atentaban contra objetivos occidentales que finalizaron en los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra el World Trade Center de Nueva York y el Pentágono. Los hechos le costaron la vida a más de tres mil personas.

Las cartas incautadas en el momento en que los marines norteamericanos mataron a Osama Bin Laden sugirieron que el anciano quería que su hijo se uniera a él en Abbottabad y lo estaba preparando como líder.

El fin de semana pasado el presidente Trump anunció el abandono de las conversaciones de paz con los talibanes, las cuales pretendían llevarse a cabo a propósito de los 18 años del ataque del 11 de septiembre.