Biden nombra embajadora para liderar enfrentamiento a síndrome de La Habana

EEUU designó a un alto funcionario para liderar la respuesta a los ataques invisibles,  conocidos como el "síndrome de La Habana", contra diplomáticos y personal estadounidense.
Nombran embajadora para Síndrome de La Habana
 

Reproduce este artículo

El Gobierno de Estados Unidos designó este viernes a la embajadora Pamela Spartlen para liderar el grupo de trabajo encargado de responder a presuntos ataques acústicos contra funcionarios estadounidenses en Cuba conocido como el "síndrome de La Habana", dijo el Departamento de Estado en un comunicado.

Spratlen, oficial de carrera del servicio exterior, se desempeñará como asesora principal del Grupo de Trabajo de Respuesta a Incidentes de Salud, que se creó en 2018 para coordinar la respuesta a la serie de incidentes que afectaron a empleados del gobierno de estadounidense en Cuba, Rusia y China, donde dejaron a muchos con lesiones cerebrales a largo plazo.

El Departamento de Estado cree que los diplomáticos podrían haber sido expuestos a algún ataque acústico no identificado, sin embargo, no llegó a una conclusión definitiva sobre qué causó exactamente el síndrome.

El grupo de trabajo se creó en 2018 y sirve como el organismo coordinador de la respuesta del Gobierno de Estados Unidos a estos incidentes, agregó el Departamento de Estado.
 

Pamela Spartlen

Pamela Spartlen

"No tenemos mayor prioridad que la salud y la seguridad de nuestra gente, y el Embajador Spratlen nos ayudará a abordar este problema donde sea que afecte al personal del Departamento y sus familias", dijo el secretario de Estado, Antony Blinken a CNN.

"Ella agilizará nuestra coordinación con nuestros socios interinstitucionales y reafirmará nuestro compromiso de asegurarnos de que los afectados reciban la atención y el tratamiento que necesitan", agregó.

Blinken ha recibido varias sesiones informativas sobre el "Síndrome de La Habana", incluso mientras era secretario designado, reportó CNN.

Algunas de las víctimas han criticado la respuesta del Gobierno estadounidense a los incidentes que afectaron a diplomáticos, funcionarios de la CIA y otro personal del estado.

El personal en Cuba a finales de 2016 comenzó a experimentar síntomas inexplicables, como mareos y dolores de cabeza punzantes, a veces acompañados de un "ruido direccional penetrante" no identificado. 

Los ataques eventualmente llevaron a una dramática reducción del personal en el puesto de avanzada en La Habana bajo la administración Trump. El personal de Rusia y China informó de incidentes inexplicables similares.

Un informe de la Junta de Revisión de Responsabilidad del Departamento de Estado de 2018 recientemente desclasificado, obtenido por el Archivo de Seguridad Nacional, destacó problemas significativos con la respuesta de la administración Trump a los incidentes de La Habana, incluida una respuesta tardía causada por "secretismo excesivo" y "deficiencias graves en la respuesta del Departamento en áreas de rendición de cuentas, coordinación interinstitucional y comunicación, en todos los niveles "en Washington y La Habana, reseñó CNN.