De Santis activa la Guardia Nacional en Florida por las protestas
De los guardias desplegados, 150 fueron enviados a Miramar, 150 a Camp Blanding y 100 a Tampa, según datos citado por el canal de noticias Local10
Guardia Nacional de Florida
 

Reproduce este artículo

El gobernador de Florida Ron DeSantis activó un grupo de la Guardia Nacional del estado para ayudar a contener las protestas por la muerte del afroamericano George Floyd a manos de la policía de Minneapolis.

El movimiento fue realizado por DeSantis el sábado y confirmado por su director de comunicaciones el domingo en Twitter.
De los guardias desplegados, 150 fueron enviados a Miramar, 150 a Camp Blanding y 100 a Tampa, según datos citado por el canal de noticias Local10.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llamó a los diferentes estados a usar la Guardia Nacional para mantener el orden ante los disturbios de este sábado.

“Otras ciudades y estados dirigidos por los demócratas deberían observar el cierre total de los anarquistas de izquierda radical en Minneapolis anoche. ¡La Guardia Nacional hizo un gran trabajo y debería usarse en otros Estados antes de que sea demasiado tarde!”, escribió en Twitter.

Miles de estadounidense salieron a protestar a las calles el sábado y domingo por el racismo y el abuso policial tras la muerte de Floyd, un afroamericano que falleció el pasado 25 de mayo luego de que fuera violentamente arrestado.


Muchas de las manifestaciones que han tenido lugar en casi todo el país han terminado en violentos disturbios, saqueos y enfrentamiento con la Policía.

Este sábado el alcalde de Miami-Dade Carlos Giménez decretó un toque de queda en todo el condado ante la violencia en las calles a raíz de las manifestaciones.

Los disturbios llegaron hasta las puertas de la Casa Blanca, lo que provocó la peor situación de seguridad allí desde los atentados del 11 de septiembre, según voceros de la institución.

El ambiente fue tan negativo que agentes del Servicio Secreto llevaron el viernes por la noche al presidente Donald Trump a un búnker en la Casa Blanca cuando cientos de manifestantes se reunieron ante la mansión presidencial, algunos de ellos arrojando piedras y agitando las barreras policiales.