Skip to main content

María Elvira Salazar apoya inclusión de Cuba en lista negra sobre libertad religiosa

La congresista cubanoamericana María Elvira Salazar apoyó la reciente inclusión de Cuba en el listado de Países de Especial Preocupación por violar la libertad religiosa

Image
María Elvira Salazar
Twitter | María Elvira Salazar

Actualizado: 4 December, 2022

 

La congresista cubanoamericana María Elvira Salazar apoyó la reciente inclusión de Cuba en el listado de Países de Especial Preocupación por violar la libertad religiosa de sus ciudadanos.

Así lo expresó en un tuit donde menciona que “Las dictaduras en Cuba y Nicaragua no deberían salir de esa lista hasta que llegue la democracia y ponga fin a la persecución religiosa”.

La política republicana afirmó que los regímenes comunistas prohíben la fe porque “detestan que haya algo por encima de ellos, DIOS”.

El pasado 2 de diciembre el Gobierno de Biden incluyó a Cuba. junto a otros países, en el listado “por haber cometido o tolerado violaciones especialmente graves de la libertad religiosa”.

La lista también la conforman Nicaragua, Birmania, la República Popular China, Eritrea, Irán, la República Popular Democrática de Corea, Pakistán, Rusia, Arabia Saudí, Tayikistán y Turkmenistán.
 
Casos como Argelia, la República Centroafricana, Comoras y Vietnam figuran en la Lista de Vigilancia Especial.

Existen, a su vez, las llamadas Entidades de Especial Preocupación: Al Shabab, Boko Haram, Hayat Tahrir al Sham, los Houthis, ISIS-Gran Sáhara, ISIS-África Occidental, Jama'at Nusrat al Islam wal-Muslimin, los talibanes y el Grupo Wagner.

Subraya el comunicado estadounidense que la conformación de estas listas responde a los intereses de Estados Unidos de proteger su seguridad nacional y promover los derechos humanos a nivel global.

Anteriormente Cuba figuraba como país con Vigilancia Especial. En abril de 2022, la Comisión de EE. UU. para la Libertad Religiosa Internacional recomendó mantener a la isla en esa clasificación, que ahora cambió por la aguduización de la represión contra practicantes de diferentes religiones.
 
“El gobierno cubano siguió utilizando la vigilancia, el hostigamiento, y la interpretación ad hoc de las legislaciones para suprimir la libertad de religión y perseguir a los defensores de la libertad religiosa”, precisó la institución en su informe anual sobre el tema.

El documento señala que las autoridades respondieron a las manifestaciones del 11 de julio del 2021 deteniendo, a menudo violentamente, a unos 700 manifestantes y activistas, entre ellos líderes religiosos.

“Por ejemplo, el pastor José Álvarez Devesa fue golpeado por policías en Camagüey y liberado al día siguiente. Al final del año, un número desconocido de manifestantes, incluidos líderes religiosos y miembros de comunidades religiosas, permanecieron detenidos, desaparecidos y bajo arresto domiciliario”, asegura el texto.

El reporte cita también el caso del reverendo Lorenzo Rosales Fajardo, de la Iglesia Independiente Monte de Sion, quien participó en las protestas del 11 de julio en Palma Soriano, en la provincia de Santiago de Cuba, y fue detenido ese día.

“En los meses posteriores a su detención, Rosales Fajardo soportó palizas, trato degradante por parte de los guardias penitenciarios y la negación de contacto familiar. El gobierno buscó imponer una sentencia de 10 años y lo juzgó en diciembre por los cargos de ‘falta de respeto’, ‘agresión’, ‘incitación al delito’ y ‘desorden público”, agregó.

Un informe más reciente, de junio, del Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) expuso que el 67% de los cubanos conoce a alguien que profesa una religión y ha sido acosado, reprimido, amenazado u obstaculizado en su vida diaria por motivos relacionados con su fe.