Skip to main content

Niña cubana muestra cómo vive: "Esta casa se puede caer en cualquier momento"

A pesar de su corta edad, la pequeña denunció que su casa está en peligro de derrumbe. "Esta casa se puede caer en cualquier momento. Miren cómo está todo", dijo

Actualizado: 2 November, 2022

 

El video de una niña cubana de diez años mostrando las pésimas condiciones en que vive con su madre circula este miércoles en redes sociales.

La menor, sin identificar aún, grabó imágenes donde se observa la vivienda donde habita junto a su madre llamada Yoandra, según explicó.

"Esta es una casa muy dolorosa, que nadie tiene esta casa así como la tenemos nosotras. Mi mamá tiene 47 años, con una hernia, un lipoma, que ella va a ir al médico a ver si le operan eso", comienza diciendo la niña cubana.

A pesar de su corta edad, la pequeña denunció que su casa está en peligro de derrumbe. "Esta casa se puede caer en cualquier momento. Miren cómo está todo", añadió.

Las imágenes muestran las condiciones de la vivienda, construida con palos y con suelo de tierra. Cuando llueve, la situación se hace todavía más crítica.

Decenas de usuarios en redes sociales se brindaron para ayudar a la familia, sin embargo, hasta el momento se desconoce la dirección exacta o provincia donde viven.

La depauperación económica en Cuba hoy es tal que más del 72% de los cubanos vive por debajo del umbral de la pobreza y solo el 14% espera que su situación personal mejore en un futuro próximo, según el quinto Informe sobre el estado de los derechos sociales en Cuba, presentado en octubre por el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH).

La investigación confirmó el creciente deterioro de los derechos sociales en la isla debido a las crisis estructurales acumuladas y a la falta de voluntad política de las autoridades para hacer los cambios que el país necesita.

Además, el 44% de las viviendas del país necesita rehabilitación o reparación y el 12% está en peligro de derrumbe, datos que deberán ser actualizados ya que la encuesta se realizó antes de que el huracán Ian devastara el extremo occidental de la isla, lo que agravó la situación de la vivienda.