Skip to main content

Luego de varias denuncias, régimen reconoce violencia obstétrica en Cuba

El ginecobstetra Yunier Egnodio Leyva, del hospital "Ernesto Guevara", reconoció que en Cuba están a años luz de partos respetados y de técnicas que eviten la violencia obstétrica

Actualizado: 28 November, 2022

 

Luego de varias denuncias difundidas por la prensa independiente y por las redes sociales el régimen cubano finalmente reconoce que existe violencia obstétrica en la isla.

Un artículo publicado en el Periódico 26 se centra en este fenómeno, específicamente en la provincia de Las Tunas.

El medio publicó el caso de varias mujeres cubanas que el día de su parto fueron víctimas de violencia obstétrica.

"Desde que entré al salón me miraron mal. Me dieron una bata llena de manchas, rota. La enfermera estaba en la entrega de turno y, por su actitud, parecía como si yo le molestara (...) El médico se colocó frente a mí y dijo en voz alta: '¿Siempre gritas así para todo? Gozaste, ahora te toca sufrir. Aquí aguanta, porque tú quieres tener un hijo, nadie te obligó y parir duele, ¿no te lo explicaron?'. Habló más, pero por vergüenza no lo repito", declaró al periódico Yanelis, de 25 años.

Los hechos ocurrieron en el hospital tunero "Ernesto Guevara". Su criatura padeció de sufrimiento fetal. Además, la disminución del oxígeno en la sangre del bebé en el momento del parto le provocó una hemiparesia (debilidad muscular de un lado del cuerpo que le afecta el brazo, la pierna y la cara) y otras patologías que pueden surgir durante su crecimiento.

También difundieron el testimonio de Leidis, de 29 años, quien sufrió un gran desgarro en el parto.

Sobre uno de los profesionales de la salud que atendió su parto, dijo: "Se me subió en la barriga, y yo, histérica. Fue difícil, me desgarré a lo grande. Pero más que el sufrimiento, tengo grabado el discurso del doctor".

Po su parte, el doctor ginecobstetra Yunier Egnodio Leyva, del hospital "Ernesto Guevara", reconoció que en Cuba están a años luz de los partos respetados y de técnicas que eviten la violencia obstétrica.

"Mientras en Chile y Alemania se propician en piscinas, pues es el medio ideal para el bebé, nosotros seguimos atados a viejas rutinas. Un ejemplo es la obligatoriedad a que las embarazadas en trabajo de parto permanezcan acostadas. Ellas manifiestan que quieren caminar, y lo ideal es que deambulen, la fuerza de gravedad las ayuda", añadió.

Casos de violencia obstétrica reportados por ADN Cuba

En este mes de noviembre ADN Cuba ha reportado varios casos de madres que han sido víctimas de negligencia y violencia obstétrica hasta provocar, incluso, la muerte de los recién nacidos.

Uno de ellos fue el de la madre cubana Roxana Periú Ramírez, quien denunció que su bebé de 11 días falleció el pasado 8 de noviembre en el Hospital Nacional "Dr. Enrique Cabrera", de La Habana, luego de un parto infernal.

"Yo pujaba lo más que podía, me decían aguántate las piernas y échalas para atrás y así lo hacía, pero aun así la doctora Misuqui decía que no podía salir (...) Vienen dos enfermeros y se me suben en la barriga para hacer fuerza para que saliera la niña; me cortaron cantidad, me desgarraron el cuello del útero, y por otro lado la doctora Misuqui seguía diciendo que no podía (...) Hasta que lograron sacarla".

La niña nació el 28 de octubre con traumatismo perinatal y una parálisis braquial en el brazo derecho. Once días después, la bebita murió.

Anteriormente, en el mismo hospital, había fallecido un bebé por supuesta muerte súbita a solo dos días de su nacimiento, pero su familia cree que se debió a negligencia médica.


Actualidad