Skip to main content

Tecnología de la miseria: régimen desarrolla software para controlar libreta de racionamiento

Las autoridades instalan el sistema informático Oregui en todas las Oficodas, para evitar que los cubanos compren más productos básicos subsidiados de los que deberían

Actualizado: 11 November, 2022

 

Las autoridades de Cuba instalan el sistema informático Oregui en todas las Oficinas de Registro de Consumidores, conocidas como Oficodas, para evitar que las personas compren más alimentos y productos básicos subsidiados por el Estado de los que deberían, en medio de la escasez.

Zahidy Álvarez Amador, jefa nacional del Registro de Consumidores del Ministerio del Comercio Interior (Mincin), dijo al diario Granma, órgano oficial del Partido Comunista, que la instalación de Oregui “permitirá digitalizar los movimientos de núcleos [familiares] y consumidores, un proceso que eliminará los malos manejos” de la libreta.

El software desarrollado por la Empresa de Tecnologías de la Información para la Defensa (Xetid), utiliza los datos personales de la “Ficha única del ciudadano”. Según el reporte de Granma, el programa “facilita la interoperabilidad entre los registros públicos y las Oficodas, facilitando los trámites y la actualización de la cantidad real de consumidores con que cuenta la isla”.

En medio de la aguda crisis económica y el desabastecimiento de productos de todo tipo, informatizar el sistema de la libreta de racionamiento, un documento vigente desde 1962, se ha convertido en una obsesión del régimen comunista. De esta manera, esperan lograr que los cubanos no continúen comprando la canasta básica que le corresponde a sus familiares que hayan salido del país o fallecido.

“Esto significa que, ya implementado, los trámites en las Oficodas se realizarán de forma digital, con una información fidedigna de lo que realmente sucede dentro de los núcleos familiares, con lo que se evitan ilegalidades que en estos momentos atentan contra el sistema”, dijo Álvarez Amador.

La funcionaria del Mincin destacó que, en estos momentos, “el despliegue digital abarca el 80% de los 3 944 084 núcleos [familiares] existentes en la isla, esfuerzo que tiene entre los territorios más avanzados a Pinar del Río, Artemisa, La Habana, Camagüey, Guantánamo y el municipio especial Isla de la Juventud”.

En la provincia de Villa Clara, por ejemplo, familiares de personas que emigraron del país hace más de 5 años, continuaban recibiendo sus pocos productos vendidos como parte de la canasta normada. El reportero oficialista Freddy Pérez Cabrera, asegura que algunos se aprovechaban de los “beneficios” del Estado, a nombre de fallecidos o niños que nunca nacieron.

Según la nota del periódico Granma, en Villa Clara “hasta hace muy poco, unas 36 000 personas eran beneficiadas (…) de manera ilegal con la obtención de productos de los que el Estado entrega cada mes a nuestra población”.