Skip to main content

Régimen permite comunicación con presos políticos José Daniel Ferrer y Aymara Nieto

El régimen de Cuba autorizó a los disidentes José Daniel Ferrer y Aymara Nieto Muñoz, presos por motivos políticos, a comunicarse con sus familiares

Actualizado: 16 November, 2022

 

El régimen de Cuba permitió esta semana que los disidentes José Daniel Ferrer y Aymara Nieto Muñoz, presos por motivos políticos, se comuniquen con sus familiares, un derecho violado constantemente por las autoridades carcelarias de la isla.

Ana Belkis Ferrer, hermana del coordinador general de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), informó en Facebook que “la dictadura Castro-Canel comunista accedió a conceder a Ferrer algunos de los reclamos”.

Según le comunicó la esposa del disidente, Nelva Ismarays Ortega-Tamayo, el lunes permitieron “por primera vez durante más de 16 meses la entrada de papel y lápiz” para Ferrer en la cárcel de Mar Verde, ubicada en Santiago de Cuba. Además, esta semana las autoridades penales comenzarían a concederle 10 minutos de llamada telefónica al opositor para que se comunique con su familia dentro de Cuba.

También autorizarían visitas familiares cada 25 días y encuentros conyugales todos los meses, pero solo si Ferrer se viste con el uniforme de preso común, algo que el opositor ha rechazado.

“Por lo tanto [Ferrer] continúa sin visitas, semidesnudo, expuesto a los agresivos y peligrosos mosquitos que mantienen su cuerpo cernido de picaduras, dentro de pocos días comenzará también a pasar frío, continúa además sin atención médica”, denunció Ana Belkis Ferrer.

El líder de la Unpacu se encuentra en prisión desde el 11 de julio de 2021, cuando fue arrestado junto a su hijo mayor mientras intentaban unirse a las manifestaciones antigubernamentales que estallaron ese día en todo el país. Ferrer es considerado por Amnistía Internacional y otras organizaciones de derechos humanos como un “preso de conciencia”.

Por otra parte, la activista Aymara Nieto, de 45 años y miembro del movimiento Damas de Blanco, fue trasladada desde una cárcel de la provincia de Las Tunas hacia el penal Mujeres de Occidente, en la localidad de El Gutao (La Habana).

El lunes 14 de noviembre la familia de la prisionera política pudo visitarla. Nieto Muñoz abrazó a sus hijas menores de edad por primera vez después de dos años, dijo su esposo Ismael Boris Reñí, en declaraciones a Radio Martí.

Las niñas, de 10 y 14 años de edad, no habían visto a su madre porque el régimen la confinó en una prisión ubicada a más de 600 kilómetros de su domicilio, lo que hizo le imposible a la familia acudir a las visitas.

Aymara Nieto Muñoz, quien también integra la Unpacu liderada por José Daniel Ferrer, fue sentenciada en 2018 a 4 años de cárcel por supuestos delitos de “atentado” y “daños a la propiedad”.

Aunque esa condena extinguió en mayo de este año, la Dama de Blanco permanece presa acusada de liderar un “motín”, motivo por el que las autoridades la habían trasladado a Las Tunas en 2020, y en febrero último la sentenciaron, nuevamente, a 5 años y 4 meses.

Su esposo dijo al medio citado que la activista ha caído en depresión por la segunda condena, mientras sostiene que es inocente en el caso del supuesto motín. Además, Aymara Nieto presenta problemas de hipertensión.

La Dama de Blanco ha enfrentado acoso en la cárcel y suspensión de llamadas telefónicas para impedir que denuncie las violaciones de sus derechos, de acuerdo con Radio Televisión Martí. También ha sido confinada en celda de castigo en varias ocasiones.

El restablecimiento de la comunicación con Ferrer y Nieto fue autorizado en la misma semana en que una delegación de la Administración Biden viajó a La Habana para reunirse con el régimen comunista.

Este martes 15 de noviembre la subsecretaria adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental, Emily Mendrala, conversó con el viceministro de Relaciones Exteriores, Carlos Fernández de Cossío, sobre “los Acuerdos Migratorios (…) y un mayor respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales en Cuba”, según la Embajada estadounidense.


Derechos Humanos