Skip to main content

Caos en Argentina por celebraciones del Mundial: avenidas colapsadas, vandalismo y jugadores sacados en helicópteros

La Albiceleste terminó su paseo triunfal por Buenos Aires de manera prematura. El colapso en las carreteras hizo que fuera inviable terminar el recorrido programado

Actualizado: Tue, 12/20/2022 - 15:58

Más de seis millones de personas esperaron este martes a sus héroes en las calles de Buenos Aires para celebrar la victoria de la selección de Argentina en el Mundial de fútbol, una marea multitudinaria para agradecer el título a los campeones del mundo. Pero la fiesta no terminó como se esperaba y el autobús donde viajaban los futbolistas con la copa no pudo llegar ni a la Casa Rosada, donde fueron invitados por el presidente Alberto Fernández, ni al Obelisco, epicentro de las celebraciones.

La imagen de las autopistas 25 de Mayo y 9 de Julio colapsadas causó una ola de misterio en torno al recorrido organizado por la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) y las autoridades de la ciudad de Buenos Aires. El máximo organismo del fútbol argentino pasó horas en vilo para ver por dónde pasaría el convoy que transportaba a los jugadores. En tres horas, la caravana de autos apenas había logrado recorrer 15 km. Lo que se vivió en la capital argentina pasará a la historia del país.

Incluso desde la Casa Rosada se tuvo que emitir un comunicado anunciando que debido a las altas temperaturas de esta tarde en Buenos Aires, los bomberos rociarían agua a los aficionados que esperaban durante más de 6 horas en las calles para evitar colapsos por golpes de calor.

El autobús con los jugadores tuvo que cambiar la ruta debido a los problemas de tránsito en el itinerario previsto. El desastre en la celebración de la tercera estrella de Argentina también ha quedado para la historia. El presidente de la AFA, Claudio Tapia, apunta a las autoridades como responsables del error cometido en la planificación de la fallida ruta de la victoria.

"No nos dejan llegar a saludar a toda la gente que estaba en el Obelisco, los mismos organismos de Seguridad que nos escoltaban, no nos permiten avanzar. Mil disculpas en nombre de todos los jugadores campeones", publicó en su perfil oficial de Twitter el conocido como "Chiqui" Tapia.

Mientras el autobús de la selección argentina avanzaba a lentamente, en las inmediaciones de la autopista Ricchieri comenzaron a verse los primeros actos vandálicos. Decenas de autos estacionados por la carretera han sufrido robos de neumáticos. Otros roban los coches de los cuerpos de seguridad del Estado para armar su propia fiesta.

Finalmente el desfile se dio por concluido cuando unos aficionados se lanzaron desde un puente hacia el autobús donde viajaban los futbolistas. Uno cayó dentro del vehículo, pero un segundo hincha cayó directamente sobre la autopista sin conocerse aún su estado de salud. Para proteger la integridad de los jugadores en medio del creciente estado de excitación de las masas, los futbolistas fueron trasladados a la escuela de cadetes de Buenos Aires donde se montaron en dos helicópteros.

Así finalmente Messi y el resto de los campeones del mundo sobrevolaron el Obelisco con la Copa Mundial. Tras unos minutos en el cielo de Buenos Aires los futbolistas de Argentina regresaron a la sede de la AFA en Ezeiza, mientras los organizadores del desfile anunciaron el fin de las caóticas celebraciones que desbordaron a Argentina.