Skip to main content

“Le desfiguraron el rostro”: duro testimonio sobre represión a manifestantes en Cuba

Arián Cruz Álvarez denunció que las autoridades del Partido Comunista desplegaron una “represión brutal” contra algunos manifestantes pacíficos este fin de semana en La Habana

Actualizado: 4 October, 2022

 

El activista cubano Arián Cruz Álvarez denunció que las autoridades del Partido Comunista desplegaron una “represión brutal” contra algunos manifestantes pacíficos este fin de semana en La Habana, tras aparentar que permitían manifestarse en la céntrica calle Línea, del barrio El Vedado.

Decenas de cubanos cortaron la calle Línea el sábado para protestar con un cacerolazo. Como en otros puntos donde hubo manifestaciones en días recientes, las demandas iban desde el restablecimiento de los servicios de “agua y luz” tras el paso del huracán Ian, hasta exigir “libertad” y criticar abiertamente a los dirigentes del régimen.

Cruz Álvarez, identificado en redes sociales como "Tata Poet", dijo que se dirigía con su pareja hacia su domicilio cuando presenció la protesta cerca de las intersecciones de la calle Línea con las de G y F. Al dispersarse un poco la manifestación, “de repente la Seguridad del Estado, la Polícía, brigadas de respuesta rápida… comenzaron a dar golpes de una manera brutal”, afirmó el activista.

Según su relato, los manifestantes fueron desplazados hacia la calle Calzada. “Eso ahí estaba oscuro y empezaron a dar una mano de golpes, incluso a menores de edad, adolescentes de 15 y 16 años”, dijo Tata Poet. El activista calificó el desenlace de la noche de protesta como “una locura de golpes” y “represión brutal”.

“A un muchacho llamado José Antonio* le desfiguraron el rostro a golpe limpio”, le “fracturaron la nariz, el pómulo y tenía la cara llena de moretones”, denunció.

Tata Poet afirma que estuvo detenido con la víctima y con otro adolescente de 17 años a quien también “le fracturaron la nariz”. El activista dijo haberse quedado “en shock” cuando vio la arremetida de las fuerzas desplegadas por el gobierno en medio de la oscuridad .

Un video compartido por el diario independiente 14ymedio muestra a grupos de jóvenes vestidos de civil armados de palos y a policías, presuntamente en el Vedado, quienes cargan entre varios a un manifestante para arrestarlo.

Otras imágenes difundidas en redes sociales revelaron cómo las autoridades trasladaron hacia las zonas de protesta a decenas de jóvenes del Servicio Militar y a cadetes armados con palos en camiones militares.

De acuerdo con un reporte de 14ymedio, la protesta de los vecinos de la calle Línea, esquina a F, terminó con “la llegada de ómnibus y camiones repletos de tropa de choque, vestida de civil para contrarrestar a los manifestantes”.

Por su parte, Arián Cruz también denunció que a su pareja, la artista circense Rosmery Almeda (Alma Poet, en redes sociales), la detuvieron “por grabar en las manifestaciones pacíficas de Línea y G”. De acuerdo con una actualización del caso publicada esta mañana, la joven “continúa recluida en el centro de instrucción de 100 y Aldabó bajo un proceso investigativo” y se le acusa por presunto “desacato” y “resistencia”.

“Yo fui testigo de su arresto y en ningún momento ni ella ni yo mostramos resistencia alguna. Fiscalía aún no se ha pronunciado al respecto y ya existe un abogado ocupándose de su caso”, explicó Cruz.

El activista exigió la inmediata liberación de Rosmery Almeda y algún pronunciamiento del Circo Nacional de Cuba, compañía subvencionada por el Estado, a la que pertenece la detenida.

La organización independiente Justicia 11J publicó un listado preliminar de unas 23 personas detenidas durante las manifestaciones de este fin de semana.

El gobernante cubano Miguel Díaz-Canel amenazó a los cubanos que protestan en las calles con aplicarles “todo el rigor de las leyes”. Ante las cámaras de la televisión estatal, el presidente designado por el general Raúl Castro acusó a los manifestantes de tener vínculos con “la contrarrevolución del exterior”.

 


* La víctima mencionada por Tata Poet fue identificada luego por la organización Justicia 11J como José Adalberto Fernández, un tatuador de 38 años, golpeado con un palo por un recluta del Servicio Militar.