Skip to main content

México teme que plan migratorio de EEUU para Cuba, Nicaragua, Haití y Venezuela estimule inmigración masiva

Según el programa propuesto, los solicitantes de asilo de Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela que estén esperando para cruzar a EEUU podrían pedir refugio en esa nación

Image
México teme que plan migratorio de EEUU para Cuba, Nicaragua, Haití y Venezuela estimule inmigración masiva

Actualizado: Mon, 07/03/2023 - 14:49

Funcionarios de Estados Unidos y México se reunieron para discutir un nuevo programa de refugiados que otorgaría asilo a solicitantes de asilo no mexicanos que esperan en México, según cuatro fuentes. 

De acuerdo con el programa propuesto, los solicitantes de asilo de Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela que estén esperando para cruzar a EE. UU. podrían pedir refugio en esa nación siempre que estuvieran en México antes del 6 de junio, dijo a Reuters una fuente familiarizada con las conversaciones.

El plan actual permitiría solicitar el estatuto de refugiados a los inmigrantes que reúnan los requisitos para ello a través del programa estadounidense de reasentamiento de refugiados. Los que formen parte del programa recibirían autorización de trabajo y prestaciones gubernamentales, a diferencia de los solicitantes de asilo, que solicitan el estatuto de refugiado después de entrar en EE. UU.

Sin embargo, las autoridades mexicanas han expresado su preocupación por el plan propuesto, alegando que podría animar a más migrantes todavía a venir a México y que podrían quedarse varados allí.

Además, los funcionarios están preocupados por la logística en cuanto a dónde se podría procesar a más migrantes para un programa de este tipo. 

Fuentes gubernamentales dijeron al medio que no se ha tomado ninguna decisión oficial y que los dos gobiernos siguen discutiendo el asunto. Tampoco está claro cuántas personas se beneficiarían de este programa.

Según una de las fuentes, el programa que negocian EE.UU. y México tiene como objetivo aliviar la presión migratoria a la que se enfrenta el gobierno mexicano desde hace varios años.

La discusión del nuevo plan se produce en momentos en que miles de migrantes se dirigen a la frontera entre EE.UU. y México en busca de un futuro mejor tras la reciente expiración de la política de inmigración Título 42, en mayo. Muchos de los migrantes esperan en México su turno para presentar su caso de asilo ante un funcionario de inmigración estadounidense, lo que pone a prueba los recursos de varias comunidades fronterizas. 

Para poder acogerse al programa, los solicitantes de asilo deben demostrar que sufren persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad o pertenencia a un grupo social u opinión política.