Skip to main content

Dictadura cubana paga vacaciones a influencers españoles para promocionar turismo

Una de las invitadas fue la actriz Carlota Boza, conocida por su personaje de “Carlota” en la serie humorística española “La que se avecina”

Image
Carlota Boza, influencer y actriz española en Cuba
Instagram | Carlota Boza, influencer y actriz española en Cuba

Actualizado: Tue, 07/11/2023 - 12:51

El régimen castrista pagó el viaje y las vacaciones en Cuba por una semana a varios de los más importantes influencers de España para que promocionen la isla en esa nación como destino turístico, confirmaron varios medios del oficialismo, como la agencia Prensa Latina.

El vicepresidente comercial de la compañía turoperadora mayorista española Enjoy Travel Group, Luis Jiménez, con vínculos directos con la dictadura, detalló que los jóvenes influencers arribaron en vuelo directo a La Habana desde Barcelona, acompañados desde España por el coreógrafo cubano Roclan.

Jiménez explicó que se trata de “otra novedad” de su compañía para “promover el destino Cuba y sus lugares primordiales para las vacaciones, además de las tradiciones y la cultura de esta nación”.

El empresario detalló que los influencers españoles, más de una decena, sobrepasan los 120 millones de seguidores en redes sociales como Instagram, Youtube y Tik Tok. Para “conocer la realidad” de la isla, los jóvenes visitarán polos turísticos en La Habana y Varadero y se hospedarán en hoteles como el Iberostar Packard.

En estos intercambios sobresale la colaboración del grupo español Meliá, a través del hotel Meliá Internacional de Varadero; el Royalton Prado, de la firma canadiense Blue Diamond, y otras cadenas hoteleras como Aston, así como las agencias turísticas del régimen, Ecotur, Gaviota y Cubatur, y el Ministerio del Turismo (Mintur).

Una de las influencers de visita en Cuba más conocidas del público es la actriz, de 22 años, Carlota Boza, conocida por su personaje del mismo nombre en la serie humorística española “La que se avecina”, muy consumida en la isla y el resto de Latinoamérica.

Boza colgó esta semana en Instagram numerosas imágenes en la capital cubana, de excursión en catamarán por Cayo Blanco y cenas de comida típica cubana. No obstante, la joven ha recibido numerosas críticas por su apoyo a este intento de limpiar la imagen represiva del régimen.

Al respecto, el actor cubano Roberto San Martín le explicó que “en estos momentos” ella era “un instrumento en manos de una de las dictaduras más despiadadas de América Latina”.

“Debes saber que en ese mismo sitio donde tú hoy te haces esa foto. Hace dos años habían miles de cubanos gritando y pidiendo libertad. Debes saber que hoy chicos más jóvenes que tú están presos por esa razón. Debes saber que sus madres están desesperadas sin poder saber nada de ellos. Todo eso debes saberlo antes de prestarte a hacer publicidad al régimen que se ha instalado en mi país”, agregó.

No es la primera vez que el régimen se aprovecha de influencers o artistas para intentar vender una imagen de “paraíso” en medio de una baja afluencia de turistas a la isla. Mientras les paga a youtubers extranjeros para “limpiar su imagen”, criminaliza a los locales por contar la verdad, como ha hecho con Sulmira Martínez, Hildina y Duanys Moreno, entre otros.