Skip to main content

“Es terrible”: robos y vandalismo en cementerio de Las Tunas

"El lugar no se ha podido iluminar de la manera correcta, tampoco está completa la cantidad de agentes de seguridad", justificó un funcionario local

Actualizado: 23 February, 2023

 

Habitantes de la ciudad de Las Tunas, al oriente de Cuba, han denunciado el aumento de “robos de jardineras, libros y otros elementos de las tumbas” del Cementerio Municipal Mayor General Vicente García González, reportó este miércoles el Periódico 26.

“Este tema del hurto y los hechos vandálicos en el cementerio se ha seguido bastante. El lugar no se ha podido iluminar de la manera correcta, tampoco está completa la cantidad de agentes de seguridad y protección que lleva el sitio; entre otras cosas porque muchas personas han dejado claro que no están dispuestas a trabajar en este lugar”, declaró al citado periódico estatal, Raúl Ernesto Martínez Rodríguez, subdirector de Higiene y Necrología en la dirección provincial de Servicios Comunales.

Vecinos de la comunidad dijeron a la prensa oficial que “los mismos que roban [en el cementerio], después te ponen cara triste y te vuelven a vender el mismo recurso pasándole una manito de pintura”. También contaron que algunos niños que residen en las cercanías de la necrópolis juegan allí, y que hay personas que se aprovechan de la tierra del camposanto porque “es más fértil”.

La periodista Esther De la Cruz advirtió en su publicación que “es terrible que ya se vean como algo habitual los daños a un cementerio, a sus espacios, sus muertos, que algún día fueron nuestros vivos, y mañana podemos ser nosotros mismos”.

Apuntó que esta “situación lamentable es, conocida a vox populi, y denunciada por la prensa, las autoridades y la sociedad en distintos momentos y diversos espacios”, pero no ha tenido solución.

Por su parte, el funcionario Martínez Rodríguez señaló que algunas personas no van cuando se les cita para exhumar el cuerpo de sus familiares difuntos y eso demora la desocupación de bóvedas.

“Es bueno que las personas, por favor, vayan al cementerio siempre con el objetivo de honrar a sus familiares, no de destruir el lugar. También, que quienes tengan interés en construir allí, por tener panteones familiares y demás, hagan el proceso como está establecido, para evitar la paralización de las obras por falta de documentos o que se mantenga sucio y todo desordenado”, dijo el subdirector de Higiene y Necrología.

El cementerio de Las Tunas, con un marcado estilo ecléctico, cuenta con un valioso patrimonio de arte funerario; con esculturas mayormente salidas del ingenio del español Nicasio Menza, quien radicó en la ciudad durante varios años, según informó Periódico 26.

El vandalismo y la profanación del cementerio no es un problema exclusivo de la mencionada ciudad oriental. En Matanzas, al occidente del país, varias familias también denunciaron recientemente el robo de restos humanos y la destrucción de las tumbas de sus seres queridos en la necrópolis San Carlos Borromeo, de acuerdo con un reportaje del periódico estatal Girón.

María Esther Torres Ramírez acudió al camposanto el 3 de enero a dar sepultura a su madre, pero se encontró con un escenario dantesco: “Cuando llegamos a la bóveda vimos varias cajas abiertas a las que les faltaban los restos. Había huesos por dondequiera, parece que les cogieron las cabezas y las articulaciones a las personas. Yo nunca había visto cosa igual en mi vida”.

Según el medio matancero, en el San Carlos Borromeo “existen las condiciones propicias” para delitos que van “desde el robo de elementos de las bóvedas hasta la profanación de estas para extraer huesos con fines religiosos”.

El camposanto es el tercero más importante de Cuba en cuanto a valor patrimonial, tanto por su arquitectura como por las tumbas de personalidades que alberga, como las de los poetas Bonifacio Byrne y José Jacinto Milanés, y el músico Miguel Failde.

El nuevo código penal, recientemente entrado en vigor, establece en el artículo 233 de la Ley 151 de 2022, el delito de exhumaciones ilegales, que reza que “quien, sin cumplir las formalidades legales, realice o haga realizar una exhumación o el traslado de un cadáver o de restos humanos, incurre en sanción de privación de libertad de seis meses a un año o multa de cien a trescientas cuotas, o ambas”.