Skip to main content

18 organizaciones demandan fin de la represión a manifestantes en Cuba

ONGs cubanas e internacionales exigieron el cese de todo acto de intimidación, agresión y violaciones a los derechos humanos de las personas en Cuba.

Actualizado: 5 October, 2022

 

Dieciocho organizaciones no gubernamentales (ONG) cubanas e internacionales demandaron este miércoles “al gobierno de Cuba, presidido por Miguel Díaz-Canel Bermúdez, el cese de todo acto de intimidación, de agresión y violaciones a los derechos humanos de las personas que se han manifestado” durante los últimos días en la isla.

Además, las 18 ONG exigen “la liberación inmediata” de las personas que permanecen detenidas, y “abstenerse de utilizar la suspensión del servicio de internet como una herramienta de control en este contexto”.

Entre el 29 de septiembre y el 1ro de octubre, cientos de cubanos se lanzaron a la calle en barrios principalmente de La Habana, aunque también se reportaron cacerolazos en otras localidades del país, para protestar por la crisis agravada tras el paso del huracán Ian y contra la gestión gubernamental. En varias de las manifestaciones se escucharon gritos de “libertad” y se criticó abiertamente a los dirigentes del país.

Las organizaciones que suscriben el comunicado dado a conocer este 5 de octubre, expresaron “preocupación por el creciente clima de hostilidad, abusos y detenciones arbitrarias” en Cuba.

Según el Proyecto Inventario, página de periodismo de datos, se han identificado 55 protestas desde el 29 de septiembre, ocurridas en 4 provincias. “Ante ello, Díaz-Canel criminalizó a las personas manifestantes (…) y recurrió a acciones de disuasión y represión hacia la población que salió a las calles”, denunciaron las ONGs.

Las organizaciones señalaron a las autoridades comunistas por “el despliegue de agentes de la Seguridad del Estado, Brigadas de Respuesta Rápida, muchachos del servicio militar activo, funcionarios estatales y otros que se presentaron en puntos donde se encontraban las personas manifestantes para confrontarlas”.

Justicia 11J, uno de los grupos firmantes de la declaración, ha podido registrar hasta hoy al menos “28 detenciones arbitrarias de manifestantes, permaneciendo 20 en detención, y al menos dos fueron brutalmente golpeados”.

De acuerdo con los firmantes del comunicado, “este proceder del Estado no es aislado, sino que forma parte de un patrón de respuesta a las protestas públicas, observado por varias organizaciones de defensa de derechos humanos”.

También criticaron “la interrupción del servicio de internet en Cuba en dos ocasiones. Uno del 29 de septiembre en la noche al 30 en la madrugada, y otro del 30 en la noche al 1o en la madrugada. Hasta la fecha, Etecsa, monopolio de las telecomunicaciones en Cuba, no ha dado cuenta de las razones por las que cesó el servicio (…)”.

Para las organizaciones firmantes, “es inadmisible la intimidación y la violencia física ejercida hacia quienes se manifestaron en los días pasados. Denunciamos el uso de la violencia extrema contra manifestantes, artistas, gestores culturales, activistas y otras personas que salieron a la calle para ejercer su derecho a la libertad de expresión y de reunión”.

Las 18 ONGs defienden “el derecho que tiene el pueblo cubano a demandar, por la vía de la protesta pacífica, la solución a la falta de servicios elementales, y sobre todo, a participar en los asuntos públicos de su país”.

Entre las organizaciones que respaldan la declaración figuran ARTICLE 19; Artists at Risk Connection (ARC); la Asociación Nacional de la Prensa; el Centro de Estudios Liderazgo y Desarrollo (Celide); el Centro para los Derechos Civiles y Políticos (CCPR-Centre); Cubalex y Fundamedios.

Además, la revista Hypermedia Magazine; el Instituto Cubano por la Libertad de Expresión y de Prensa (Iclep); el Instituto Prensa y Libertad de Expresión; el Instituto Prensa y Sociedad de Perú (IPYS); el Instituto sobre Raza, Igualdad y Derechos Humanos; la Organización Mundial Contra la Tortura; Plataforma Femenina; PEN International; Prisoners Defenders y Voces del Sur.


Derechos Humanos