Skip to main content

Amenazan con enviar a hospital psiquiátrico "Mazorra" a preso político del 11J

Luego de su protesta, el prisionero político fue esposado y "Lolo" le dijo que lo enviaría a Mazorra porque, según él, tantas manifestaciones "no son normales"

Image
Juan Enrique Pérez Sánchez manifestándose durante las protestas populares del 11J
Facebook | Juan Enrique Pérez Sánchez manifestándose durante las protestas populares del 11J

Actualizado: Wed, 09/13/2023 - 09:38

El preso político del 11J Juan Enrique Pérez Sánchez fue amenazado por el jefe de la prisión de Quivicán, provincia Mayabeque, conocido como "Lolo", con enviarlo al hospital psiquiátrico de La Habana, "Mazorra", debido a sus protestas en la cárcel.

Según denunció el activista Marcel Valdés en redes sociales el martes, Pérez Sánchez se manifestó en el patio del penal a inicios de septiembre: sacó un pedazo de sábana que tenía escondida debajo de su ropa y en ella tenía escrito: "Abajo La dictadura, libertad para los presos políticos".

Ante esta protesta, el prisionero político fue esposado y "Lolo" le dijo que lo enviaría a Mazorra porque, según él, tantas manifestaciones "no son normales".

Por su parte, Pérez Sánchez le respondió que si lo enviaba para el hospital psiquiátrico continuaría manifestándose allí, pues "gritar libertad no es delito en ninguna parte del mundo, es un derecho".

Valdés, quien ha recibido cartas y llamadas del opositor, explicó a ADN Cuba este miércoles que "Juan Enrique no se viste de preso, no come la comida del penal, rechazó campamento, no deja que lo atiendan en la enfermería del penal. Él es un plantado. Se ha manifestado en muchas ocasiones y esta última vez se manifestó en el patio y lo esposaron y el tal Lolo, jefe de la prisión le dijo que la próxima vez lo enviaría a Mazorra. Eso es grave".

También en una carta del reclusa recibida por el activista, residente en Estados Unidos, este denuncia otras arbitrariedades que ocurren en dicha cárcel, sobre todo contra prisioneros políticos.

Pérez Sánchez fue condenado a ocho años de privación de libertad por los supuestos delitos de sabotaje, desacato y desórdenes públicos.

El reo ha protagonizado varias protestas en prisión contra la dictadura cubana, por lo que las autoridades del penal lo han recluido varias veces en celdas de castigo.

En julio pasado, el recluso fue víctima de una golpiza a manos de un guardia de la prisión. "Está bajo de peso, posiblemente yo pese más que Juan Enrique. Debido a los golpes que le dieron por la cervical, tiene que usar permanentemente una minerva en el cuello porque no puede mover la cabeza", contó el mes pasado su esposa, Dayana Aranda Batista.

La esposa dijo en agosto a ADN Cuba que el recluso "está pésimo, no tiene salud ninguna" y que arrastra problemas de salud desde 2021, cuando fue detenido y golpeado.

ADN Cuba intentó contactar nuevamente a la esposa del prisionero político, pero al cierre de esta nota no ha obtenido respuesta.


Derechos Humanos