Skip to main content

USAID envió trajes de bomberos a Cuba y no se sabe dónde están

El régimen del Partido Comunista acusa frecuentemente a la Usaid de Estados Unidos de financiar disidentes y de conspirar para derrocarlo

Actualizado: 12 October, 2022

 

Más de 40 trajes de bomberos envió a Cuba la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, por sus siglas en inglés), tras el devastador incendio ocurrido en agosto último en la Base de Supertanqueros en Matanzas. La entidad federal no conoce el paradero de esa ayuda, según un reportaje publicado este miércoles por el Miami Herald.

El régimen del Partido Comunista acusa frecuentemente a la Usaid de financiar a disidentes y de conspirar para derrocarlo, por lo que el envío de equipo de protección personal para el Cuerpo de Bomberos, perteneciente al Ministerio del Interior cubano sería “un paso sin precedentes” de acuerdo con el Herald.

Según fuentes del Congreso citadas por el Miami Herald, la agencia estadounidense no ha podido certificar adónde fueron a parar los uniformes, conocidos como PPE, por sus siglas en inglés. Tampoco saben si llegaron a su destino final.

Un portavoz de la Usaid declaró que la agencia “proporcionó 43 juegos iniciales de PPE para reabastecer el equipo utilizado por los bomberos locales que respondieron al incendio de Matanzas”, que tiene hasta el momento un saldo de 17 muertos y más de 100 heridos.

Los equipos incluyen abrigos, pantalones, guantes y cascos resistentes al fuego. La agencia reportó que actualmente está por recibir otros 57 juegos de PPE “para entregarlos en una fecha posterior”, informó el medio citado.

“Podemos confirmar que la administración reconoció que no sabe a dónde fue el PPE”, declaró un asistente del Congreso al Herald.

Además, “existe una preocupación en el Congreso de que esta es una desviación radical de la práctica bipartidista de décadas de no canalizar la asistencia humanitaria de EE. UU. a través del régimen cubano, sino a través de [ONGs] independientes u organizaciones humanitarias”.

De acuerdo con la investigación del Herald, no está claro si las autoridades cubanas solicitaron formalmente los uniformes, aunque el Departamento de Estado norteamericano había dicho en agosto que este era un requisito para proveer asistencia técnica a la isla en los esfuerzos por controlar el incendio.

Bruno Rodríguez, titular del Ministerio de Relaciones Exteriores cubano, ha acusado a la Usaid y al Departamento de Estado de estar detrás del levantamiento popular del 11 de julio de 2021 en Cuba y otras convocatorias cívicas.

Las protestas del año pasado estallaron en medio de una aguda crisis económica y sanitaria, pero los cubanos también pidieron en las calles “libertad” y se manifestaron contra el régimen del Partido Comunista y los líderes históricos del castrismo.

Ahora, el escenario en la isla continúa siendo volátil tras el paso del huracán Ian y una sostenida crisis energética durante meses por la incapacidad del gobierno de mantener estable el servicio. Desde julio, cada semana se reportan protestas y cacerolazos exigiendo mejores condiciones de vida y libertades básicas, pero el régimen comunista ha respondido a las protestas pacíficas con represión y detenciones, mientras en política exterior se ha mantenido apoyando a Rusia e Irán.

“Cualquier dólar que envíe Estados Unidos a la dictadura será invertido en reprimir a mi pueblo”, afirmó en Twitter la activista cubana Rosa María Payá, citada por el Miami Herald.


Política