Ninguna estación del año es buena para enfermarse, sin embargo, en invierno es cuando más cuidado debemos tener. Tanto de no pescar un resfriado que pueda convertirse en algo más grave como de que pueda arruinarnos las fiestas decembrinas ...