Los espacios democráticos en Venezuela podrían deteriorarse aún más si se aprueba una ley que criminaliza las actividades de organizaciones de derechos humanos nacionales que reciben fondos del extranjero ...