Skip to main content

Comentarista deportivo cubano René Navarro: “Vivo como la gente más humilde de este país”

El padre de la popular denominación “las espectaculares Morenas del Caribe” denunció que su pensión no le alcanza para nada en Cuba

Image
René Navarro, narrador deportivo cubano
Facebook | René Navarro, narrador deportivo cubano

Actualizado: Fri, 01/12/2024 - 08:14

 

El destacado comentarista deportivo cubano, ya retirado, René Navarro, padre de la popular denominación “las espectaculares Morenas del Caribe”, narró en entrevista con el medio independiente Cubanet todo lo que ha tenido que “inventar” para sobrevivir en la isla.

Tras su jubilación de la narración deportiva televisiva, ha tenido que ponerse a vender botellas y pomos de plástico en Materias Primas para subsistir él y su familia, porque la pensión no le alcanza para vivir.

“Lo del tema salarial para los jubilados y otros sectores de la sociedad cubana es verdaderamente complejo. Yo ganaba 430 pesos como jubilado, y cuando vinieron las famosas leyes nuevas subí a 1 700 y algo más. Creo que 1 733. ¿Qué se hace con 1 733 pesos después de tantos años de trabajo?”, cuestionó el comunicador.

El comentarista agregó que esas pensiones son “injustas” y afectan a muchísimas personas en la isla, incluidas cientos de glorias deportivas.

“En cuanto a la gasolina, renuncié a ella y el carro lo vendí para no morirme de hambre. No tenía cómo mantener una familia con tan poco dinero. Así que la situación persiste. Vivo como la gente más humilde que puede haber en este país”, agregó.

Navarro insistió en que este es “un tema bien delicado y en algún momento nuestro gobierno tendrá que analizar casuísticamente quién aportó más a la sociedad y quién debe recibir más, sin que todo el mundo sea cortado con la misma tijera”.

Según el narrador, el mayor reconocimiento que recibió en Cuba es el del público y el de muchos atletas. Incluso algunos deportistas cubanos radicados en el exterior le mandan ayuda económica desde fuera.

“He sido objeto de gestos que me han impactado muchísimo. Por ejemplo, una vez alguien me metió un papel en el bolsillo y me dijo ‘aquí tienes un mensaje para Fulano’. Entonces cuando llegué a la casa abrí el papel y lo que había eran 500 pesos que esa persona me quería regalar (…) el mayor premio que he recibido es la simpatía, la admiración y el respeto del pueblo. No tanto de las autoridades y dirigentes, sino de la gente”, concluyó.