La Bienal v/s Ítalo Expósito: "lo que no hay es que radicalizarse"

 

Ítalo René Expósito, graduado de la Academia Nacional de Bellas Artes San Alejandro, es un artista visual residente en el Vedado habanero. Su obra ha sido expuesta en galerías nacionales y extranjeras.

Durante el 2018 participó en el grupo de trabajo que organizó la #00 Bienal de La Habana, algo que provocó que el gobierno le aplicara una sanción económica y lo expulsara del Registro del Creador, impidiéndole así el derecho a trabajar como artista plástico en Cuba.

Ítalo Expósito

¿Cuál fue la repercusión de participar en la #00 Bienal?

Bueno, yo no te puedo decir una repercusión, la mejor de todas es: que a partir de allí, se amplió mucho el círculo de amistades en el mundo del arte, estreché lazos con otros creadores; muchos de ellos importantes, y uno también entiende por qué lo son, porque realmente son excelentes personas, abiertas de mente, abiertas de espíritu, capaces de escuchar opiniones, ideas válidas, aunque incluso cambien mucho su forma habitual de operar, entonces, así conocí a Tania, así profundicé con muchos otros, creo que esa fue la mejor repercusión”.

¿Qué medidas tomó el gobierno cubano con tu participación en la bienal 00?

¡El gobierno cubano!...es muy injusto hablar así del gobierno cubano; yo te puedo decir las medidas que tomaron unos extremistas mediocres, como por ejemplo, expulsarme del Registro del Creador, aun cuando yo les advertí que eso era una mediocridad total e innecesaria, ¿pero culpar de eso al gobierno cubano?  Sí, ellos vienen en nombre del gobierno cubano, como muchos van en nombre de Dios poniendo fuego y haciendo barbaridades; no me atrevería decir el gobierno cubano, ¡esas figuras! extremas tomaron esa medida, así como otras vinieron a preocuparse y a tratar de conciliar lo mal hecho. Entonces imagínate, a veces hay a quien le gusta quedarse con lo malo nada más, y hay quien le gusta tener una visión más amplia”.

Ítalo Expósito

Háblame sobre el Decreto 349 y si ha influido en la Actual Bienal de la Habana

Ha influido, claro, de muchas maneras, porque gracias a esa manifestación de algo que ya existía, los artistas, o algunos de ellos, pero yo diría muchos de ellos, de hecho los más significativos quizás del país, se han manifestado en contra. Gente de todo tipo de postura política, se ha manifestado en contra de esa media, que ya existía, simplemente se hizo pública, por los cambios y procesos de trasformación que está teniendo el país, donde las cosas se van haciendo más visibles.

Ya no estaba escrito allí debajo de una gaveta y de pronto lo sacaban, como quien saca una espada que nadie nunca vio desenvainada. Ahora no, ahora se mostró, se supo, se remodelo lo que ya existía de antes. Y por supuesto hay gente cobarde, que porque lo dijo fulano, y lo escribió fulano por primera vez, ya eso es sagrado y no lo puedo cambiar. Y hay gente valiente también, constructora de los principios fundamentales de nuestro país que si han sabido estar en contra, por una sola razón: es impráctico, les complica la vida a las personas.

Ítalo Expósito

No solo se trata de una mentalidad equivocada sino que, es la mentalidad del hombre que no tiene confianza, el hombre que quiere tener el toro domado por la fuerza, y creo que el reto de la humanidad de hoy en día es otro, es la confianza, es el dejar ser, y tener también la capacidad de parar al que se pase de donde no se tiene que pasar, pero para eso no hace falta un decreto, eso lo hemos sabido hacer los hombres de toda la vida, sabemos lo que está mal y lo que está bien, todos lo sabemos, sabemos que hay cosas que no se pueden permitir y no serán permitido nunca, y para eso no hace falta un decreto, esa es una mentalidad controladora, una mentalidad rígida, que deberíamos dejar un poco atrás, sobre todo porque nos complica la vida, a la empresa privada que queríamos empezar a abrir, a todo, al arte, a la misma creación, y es de mal gusto.

Y ahora mismo hay espacios independientes que tienen mucha fuerza porque han sido una opción ante la situación del país, y del mundo, porque ese no es un fenómeno cubano, eso es un fenómeno de todas partes. Entonces esos espacios independientes no pueden ser lastrados por un decreto que simplemente quiere imponerle la burocracia que el estado tiene impuesta a sí misma. No hay porque imponerles esas burocracias a personas que se han levantado, usando precisamente la alternativa de su libertad ante la rigidez de esa burocracia que no deja desarrollar la cultura. Entonces tú no me vas a venir a imponer esa burocracia a la fuerza, ese papeleo, esa pedidera de permisos, esas complicaciones.

 

Por supuesto que muchos artistas, tengan la postura política que tengan, se han unido, han protestado contra eso. El estado ha dado respuestas positivas, sin duda alguna: una mesa redonda para analizar el asunto. Por supuesto que van a manifestar su postura, pero ya solo el hecho de dar ese paso, es asombroso, eso no tiene precedentes aquí, el hecho de que se reunieran con muchísimos artistas de varias generaciones en lugares del ministerio y con altas figuras, esos son pasos extraordinarios en este país. Lo que no hay es que radicalizarse, porque eso si nos complica la vida a todos, rompe el dialogo y al final de lo que se trata es de una cuestión práctica. Que la vida en Cuba sea lo mejor posible”.

Háblame sobre tus proyectos actuales, y cómo pueden ponerse en contacto contigo para participar de tus talleres.

Hay cosas que para poder lograrlas en silencio han tenido que ser, y yo le voy a hacer fiel, por el momento a algunas de ellas. Aquí hay un camino que se viene haciendo en la casa, que eso sí quisiera que se siguiera desarrollando: Las peñas.

Una vez que se construye el espacio físico, un trabajo de casi 4 años, que lo hice como una obra de arte, ya que es la rama del arte a la que más me dedico, las artes visuales, tradicionales, las llamada bellas artes, a las que a cada una trato de dedicarle un espacio, ya sea la escultura en mármol, la pintura, y aquí un poco que la arquitectura artesanal, vernácula, que no sé si se le puede llamar arquitectura, pero bueno, digamos que es una construcción civil, usando el arte como instrumento principal.

Ítalo Expósito

Entonces, ya una vez que eso ha sido hecho, le hemos dado continuidad a este proyecto que nació con Boris Vallejo, Gabriel Coto, Lara y yo. Hace casi 4 años que nos pegamos en esto, y por supuesto, que Lara y yo, hemos sido los más constantes. Entones una vez que se construye, que se termina, con todo eso que hemos ido construyendo juntos. Y yo creo que la voluntad de hacer algo te lleva a hacerlo, siempre hay un amigo, siempre hay un punto de contacto, o simplemente tocas la puerta, no me gusta hare demasiada promoción del asunto, porque un taller de pintura… no es una cosa para masificar.

Dar clases es algo que incluye un interés, porque te van a dedicar tiempo, no te vamos a cobrar nada, según tu necesidad vas a llegar a donde quieras llegar, ya sea aprobar un examen de ingreso en una academia, o hacerte un pintor profesional, o simplemente tener un momento de espiritualidad haciendo un trabajo creativo”.

¿A dónde quieres llegar?

Con cada cosa quiero llegar a algo en particular, con cada amigo. Lo primero: el cariño entre los que me rodean, seguir teniendo grandes amigos, personas en las que confiar, personas con las que se puede compartir plenamente el espíritu, eso, eso sigue siendo lo primero, que el amor se siga cultivando en mi vida, que las personas que quiero sigan estando bien, cada vez mejor, y que Cuba, realmente, merezca dar un paso delante, y que el hombre en general, que tampoco es que esté muy adelante tampoco en ningún lugar, también logre dar un paso adelante, y que valga la pena esto que nos ha tocado vivir, como seres humanos, como empezamos, ese es nuestro mayor regalo, y hay que saber darlo todo por eso”.

Ítalo Expósito