Movimiento San Isidro y Black Lives Matter, unidos por Damon Turner

Por Javier Moreno

Este 7 de julio, apoyado por el Movimiento San Isidro, INSTAR y el proyecto Afrovida, se efectuó un concierto en casa de Ras Sandino, integrante del grupo “Estudiantes sin Semilla”, con el músico y cantante afronorteamericano Damon Turner.

Allí se dieron cita varios artistas y oyentes, amantes de la música Hip Hop y el Reggae y vecinos del lugar.

En casa de Amaury Pacheco (artista independiente y activista cubano) sostuve mi encuentro con Damon, donde conversamos sobre esta, su primera experiencia en Cuba.

El músico aseguró que se encontraba contento y sorprendido a la vez por la manera en que vive el cubano de a pie, el calor del pueblo y la acogida con que lo recibieron. A pesar de llevar la mayoría una vida llena de carencias se respira alegría y ganas de vivir, comentó.

Turner habló también del proyecto que desarrolla desde hace años, Trap Hill, que busca sumar los esfuerzos de artistas identificados y comprometidos con la situación de los barrios de bajos recursos en Estados Unidos, con el objetivo de recaudar fondos para invertirlos en esas comunidades, por medio de conciertos, acciones plásticas entre otras ramas del arte.

Los fondos recaudados se destinan a incentivar también las necesidades artísticas de los individuos, sin fines de lucro, con objetividad y los pies bien puestos sobre la tierra, expresó el músico.

Conversamos sobre las formas que tiene el poder para mantener oprimida la conciencia cívica, y cómo son fundamentales la entereza y la constancia como virtudes ciudadanas.

En esa tarde amena, bajo un calor soportable pero intenso sentí simpatía y hasta cierto punto admiración por Damon Turner, que además de artista es activista por los derechos cívicos. Damon compartió la idea de que solo la muerte física puede acabar con la esperanza de un hombre.

 

Parte del movimiento Black Lives Matter, Damon es fiel defensor de sus raíces afronorteamericanas y dejó claro que dicho movimiento no tiene jerarquías, cada individuo en él funciona de manera sincronizada con el momento o el espacio donde interactúe en representación de todos.

Algo así como todos para uno y uno para todos, en la unión esta la fuerza, los entes jerárquicos basan su discurso en la desfragmentación del estatus quo y los valores individuales.

Durante nuestra conversación hicimos un aparte para escuchar una versión que Damon le había hecho al Chan Chan de Compay Segundo, junto a Ras Sandino, fresca y fuerte, muy acorde con su pensamiento y proyección.

Ya cerca de comenzar el concierto nos despedimos, quedando claro que ya sea en Cuba o en Estados Unidos, movimientos como Black Lives Matter, el Movimiento San Isidro, proyectos como INSTAR y Afrovida, son útiles para seguir luchando por la conciencia cívica y libertad de expresión, tan caros para los habitantes del planeta, sin importar credo o filiación política.

Cartel anunciando el concierto de Damon Turner