Industria alimentaria cubana, severamente afectada por las restricciones de combustible diésel

Un documento oficial de la Dirección de Energía del Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria cubana, al que ha tenido acceso ADN Cuba, dibuja un sombrío panorama en la distribución de leche fresca, carne, café, pan y otros productos de primera necesidad para los cubanos.

La nota informativa o "circular", con fecha del pasado lunes, y firmada por el Director de Energía del citado Grupo, Osdiel Quintana Ramírez, anuncia numerosas afectaciones derivadas de la limitación del combustible diésel en todo el territorio cubano.

Documento
Circular de la Dirección de Energía

"A partir de la no entrada de diésel a nuestro Grupo Empresarial desde el día 5 de septiembre -comienza- y consumido (sic) todas las coberturas, informo las siguientes afectaciones:

--Afectación en el acopio de leche fresca, combustible industrial para el procesamiento y la distribución de leche fluída a niños de 2 a 6 años, a hospitales, círculos infantiles, hogares de ancianos, entre otros servicios, con entrega diaria desde la provincia de matanzas hasta Las Tunas.

--Paralizada la producción y entrega de los productos cárnicos de la canasta básica, así como la compra de ganado para el sacrificio.

--Paralizadas la producción y distribución de pastas alimenticias de la canasta básica.

--Paralizada la producción de café de población y para la exportación".

El documento prosigue enumerando afectaciones de gran magnitud, que dejarían la industria alimentaria cubana en mínimos a nivel de distribución nacional, al anunciar la paralización de todas las operaciones pesqueras de acuicultura y plataforma, así como la producción de pan y productos de Conservas y Vegetales.

Igualmente paralizada estaría "la extracción de productos congelados de los frigoríficos, así como la operación de descarga de barcos", y el "traslado de suministros a los molinos de trigo para las panaderías".

El documento incluye también entre los rubros afectados "toda la actividad de bebidas, refrescos y cervecería".

La situación de inestabilidad política en Venezuela y el previsible recorte de la cuota de petróleo venezolano, ha provocado la escasez de combustible en Cuba, que afecta fundamentalmente el trasporte público.

A juzgar por el documento, la escasez ha extenderse a otros rubros, afectando de manera profunda la distribución de alimentos en la isla.