El éxodo venezolano, la peor crisis migratoria en Las Américas

La crisis económica y política que azota a Venezuela producto al gobierno de Nicolás Maduro ha provocado el éxodo de entre el 15 y 19 por ciento de la población de ese país según indica el Nuevo Herald. La cifra se prevé aumente en los próximos meses si no suceden cambios democráticos que impulsen la economía y restablezcan parte del estatus social en el país 

Según refleja una reciente encuesta realizada por el grupo de estudios caraqueño Consultores 2, informó que cerca del 48 por ciento de todas las familias venezolanas tenían como promedio 1.6 parientes viviendo en otro país. Teniendo como base estos datos, consultores indican que 21 entre 4.7 millones y 6 millones de los 31.8 millones de venezolanos radican en el extranjero.

La muestra encuestó a 2,000 personas durante el pasado julio y posee un margen de error de 2.2 por ciento la cual esta sujeta a especulaciones y controversias. Sobre el tema el gobierno venezolano no ofrece información demográfica al respecto. Sin embargo, ha calificado los cálculos de la ONU de los más de 4 millones que han salido del país recientemente como una “exageración” que se hace con el fin de desacreditar el gobierno regente. 

Por su parte, Saúl Cabrera, presidente de Consultores 21, informó que falta de información oficial indica  que las cifras del estudio se traducen en estimados. A pesar de que la ONU se basa en información entregada por naciones cercanas a Venezuela, Consultores 21 indaga y entrevista a los que han decidido quedarse en Venezuela. 

Las razones fundamentales del éxodo radican esencialmente en la situación económica, el hambre, la opresión política y la violencia que aqueja este país

Crisis migratoria en Venezuela

El éxodo venezolano es hoy la peor crisis migratoria en Las Américas. Según opinan investigadores de la Organización de los Estados Americanos (OEA) el próximo año pudiera igualar o sobrepasar la situación que hoy cuentan los refugiados sirios.

Si existe alguna buena noticia en estas cifras es que esta situación plantea no volverse permanente ya que el 45 por ciento de los entrevistados dijeron que los familiares exiliados planeaban retornar cuando las condiciones cambiaran. Un futuro que se avisora lejano, pero posible